Cinco militares muertos y tres heridos al estallar artefactos que manejaban en Hoyo de Manzanares

La explosión que ha provocado la muerte de cinco militares en la Academia de Ingenieros del Ejército de Tierra en Hoyo de Manzanares se debió a que uno de los detonadores con los que iban a destruir minas anticarro se desactivó antes de tiempo, han informado a Europa Press fuentes del Ministerio de Defensa.

Según indicado las citadas fuentes, los cinco militares fallecidos y los tres que han resultado heridos se encontraban realizando un ejercicio de instrucción consistente en la destrucción de unas minas anticarro que ya habían sido desactivadas, es decir, que no tenían detonador, aunque sí carga explosiva.

Para poder destruirlas, se habían colocado junto a las minas una serie de cargas explosivas "mínimas" con unos detonadores que debían ser activados a distancia para la explosión controlada. Sin embargo, uno de estos detonadores, por circunstancias que se desconocen por el momento, se ha activado antes de tiempo y la deflagración, de gran magnitud, ha alcanzado a los ocho militares.

En las proximidades del lugar había otros nueve o diez militares, integrantes de la unidad de desactivación, que han resultado indemnes. En esta unidad había miembros del Ejército de Tierra y del Cuerpo de Infantería de Marina de la Armada.

Según han explicado las fuentes consultadas, durante la operación de desactivación de las minas anticarro, el proceso de retirarles el detonador, los efectivos deben llevar un buzo de gran protección, que no es necesario vestir una vez la mina ya está desactivada, porque se entiende que no hay riesgo de explosión.

CON CHALECO Y CASCO

Dado que el ejercicio que estaban realizando los militares afectados por la explosión era de destrucción de explosivos, simplemente portaban el chaleco y el casco que se consideran necesarios para esta operación.

Las fuentes consultadas han insistido en que se trataba de un "ejercicio habitual" de los que realiza la unidad de desactivación de minas y artefactos y en el que se habían seguido "todos los protocolos para salvaguardar al máximo la seguridad" de los participantes en la instrucción. La investigación de los hechos corre a cargo de un juez togado militar.

El ejercicio de instrucción tenía lugar en el marco de su adiestramiento con vistas a participar en el próximo relevo del contingente español en las Fuerzas Armadas en la misión que la ONU desarrolla en el sur de Líbano, en la que una de las tareas principales de los militares españoles es precisamente el desminado de la zona.

Los fallecidos son tres miembros de la Brigada Acorazada XII del Ejército de Tierra con base en El Goloso (Madrid) y dos efectivos de la Brigada de Infantería de Marina XIII de la Armada. Los cinco tenían nacionalidad española y experiencia en misiones internacionales, ya que todos habían participado en al menos dos operaciones en el exterior.

Debido a este "desgraciado accidente", la ministra de Defensa, Carme Chacón, ha anulado el viaje que tenía previsto iniciar esta misma tarde a Budapest, donde iba a participar en la reunión informal de ministros de Defensa de la Unión Europea, que se desarrollará hasta mañana viernes.

Nada más conocer el incidente, Chacón se desplazó a la Academia de Ingenieros acompañada por el jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), general José Julio Rodríguez, y los jefes de Estado Mayor del Ejército (JEME), general Fulgencio Coll, y de la Armada (AJEMA), almirante general Manuel Rebollo.

La explosión tuvo lugar en el campo de entrenamiento que se encuentra en la Academia de Ingenieros, dependiente del Ejército de Tierra. En este recinto se sitúan también el Centro de Excelencia contra Artefactos Explosivos Improvisados, que colabora con la OTAN, y el Centro Internacional de Desminado.

Chacón, que ha informado al Rey y al presidente del Gobierno del accidente, ha expresado su pésame a las familias de las víctimas, algunos de los cuales acababan de volver de la misión en Afganistán.

En declaraciones a los medios, la ministra ha explicado que los militares llevaban a cabo un ejercicio de instrucción con vistas a participar en el próximo relevo de las Fuerzas Armadas españolas en la misión que la ONU desarrolla en Líbano. "Se preparaban para salvar vidas en Líbano cuando han perdido las suyas", ha dicho.

Según ha indicado, algunos de ellos "acababan de volver" de participar en la misión que la OTAN desarrolla en Afganistán, en la que habían realizado "un excelente trabajo". El grupo formaba parte del contingente que se desplegará próximamente en Líbano, donde una de las misiones de los militares españoles es desminar la zona.

AGRADECIMIENTO A LA COMUNIDAD DE MADRID

Tras la explosión, han acudido al lugar dos helicópteros sanitarios, dos UVIS móviles, cuatro ambulancias, un vehículo de intervención rápida y una dotación de Bomberos, cuya intervención no ha sido necesaria. Según han informado a Europa Press fuentes del Ministerio de Defensa, Chacón ha telefoneado al vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, para agradecerle el apoyo prestado y la rápida puesta a disposición de los medios necesarios.

También se han desplazado hasta la Academia de Ingenieros efectivos de la policía judicial de la Guardia Civil, cuya misión es certificar las muertes únicamente. Junto a ellos en tareas de apoyo han acudido efectivos de los TEDAX.

ZAPATERO Y RAJOY EXPRESAN SU PÉSAME A FAMILIARES Y FUERZAS ARMADAS

Tanto el presidente del Congreso, José Luis Rodríguez Zapatero, como el presidente del PP, Mariano Rajoy, ha querido aprovechar el debate sobre política social celebrado este jueves en el Congreso para expresar su pesar por el fallecimiento de cinco militares en un campo de instrucción de la Academia de Ingenieros y para mostrar su solidaridad con las Fuerzas Armadas.

"En nombre de mi grupo y de quien quiera sumarse, quiero manifestar nuestro sentimiento y nuestro pesar a sus familias y nuestra solidaridad con todos los miembros de las Fuerzas Armadas", ha señalado Rajoy al inicio de su segunda intervención en el debate, nada más enterarse del suceso de Hoyo de Manzanares.

A continuación fue el presidente del Gobierno quien se refirió a la tragedia expresando a las familias de los fallecidos su cercanía y su proximidad y manifestando su orgullo por la profesionalidad y el trabajo de las Fuerzas Armadas.

UNO DE LOS ACCIDENTES MAS GRAVES DURANTE MANIOBRAS MILITARES EN ESPAÑA

El accidente de hoy en el que cinco militares han muerto en la Academia de Ingenieros de Hoyo de Manzanares (Madrid) es uno de los más graves ocurridos en España por miembros de las Fuerzas Armadas que realizaban maniobras desde que en 2001 fue abolido el servicio militar obligatorio.

También perdieron la vida cinco militares (dos sargentos pilotos y tres sargentos alumnos), el 31 de marzo de 2003, al estrellarse un helicóptero del Ejército de Tierra en Villanueva de los Infantes (Valladolid).

Dos meses antes, el 21 de enero de 2003, se produjo otro de los sucesos que causaron más víctimas, cuando tres oficiales -un capitán y dos tenientes del Ejército de Tierra- murieron al estrellarse en Colmenar Viejo (Madrid) el helicóptero cuando regresaba de unas maniobras.

El accidente de hoy eleva a seis el número de fallecidos en España en lo que va de año cuando realizaban maniobras militares.

El pasado 7 de febrero un militar de 28 años y de origen venezolano murió y otros dos resultaron heridos como consecuencia del vuelco de la tanqueta en la que realizaban prácticas en la isla de Fuerteventura.

Desde 2001, cuando terminó el servicio militar obligatorio, al menos veinticinco personas han muerto en España cuando realizaban maniobras militares.