Los menores tutelados en Madrid cifran sus esperanzas en una vida mejor

El consejero de Presidencia, Justicia y Portavoz del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, ha asistido a uno de los cursos de formación prelaboral que se imparten a menores infractores en este caso en el Centro de día José de las Heras.

En este centro, por ejemplo, los menores aprenden todas las claves de la jardinería, pero también a quitar las malas hierbas de sus vidas. Muchos de ellos cuentan que no quieren acordarse de los mal que lo pasaron antes y que ahora tienen esperanzas en una vida mejor.

Vidas que se fueron por el mal camino y que tienen la oportunidad de reconducir. En este centro de día se persigue la reinsercción de los chavales, jóvenes que han cometido algún delito y que cumplen medidas judiciales en régimen abierto.

Aquí pueden apreder un oficio, además de jardinería, hay cursos de camarero o de ayundante de cocina. También trabajan las habilidades sociales y se les enseñan valores como la puntualidad, la paciencia o la disciplina.

José, como prefiere que le llamemos, asegura que este centro le ha cambiado por completo.

El año pasado, 1 de cada 3 chavales que participaron en cursos de la Agencia para la Reinserción del Menor Infractor, consiguieron encontrar un trabajo y recolectar así lo sembrado.

Uno de cada tres jóvenes que cumplen medida judicial en centros de la Agencia para la Reeducación y Reinserción del menor Infractor (ARRMI) de la Comunidad de Madrid logró un contrato de trabajo el pasado año tras participar en las acciones formativas que organiza este organismo.

En todo 2016 un total de 606 jóvenes participaron en estas acciones formativas que la ARRMI realiza a través del Programa de Inserción y Apoyo a Menores y de Orientación para el Empleo (PRIAMO_e), y ello permitió que 189 lograsen formalizar un contrato.

Y en el primer semestre de este año, 393 jóvenes han realizado ya formación prelaboral, de los que 82 han podido firmar ya un contrato.

GARRIDO DESTACA EL TRABAJO COMO CLAVE DE REINSERCIÓN

Ángel Garrido, consejero de Presidencia y Justicia y portavoz del Gobierno regional, ha visitado el centro de día José de las Heras, sede del programa PRISMA, que forma parte del programa general PRIAMO_e. "Estamos convencidos de que el trabajo es clave en la inserción social y, por eso, es un pilar fundamental para conseguir que la reinserción de estos jóvenes sea efectiva", ha destacado.

Garrido, acompañado por la directora gerente de ARRMI, Regina Otaola, ha asistido a dos de los cursos que se imparten en estos momentos en el centro y en los que participan un total de 24 menores: un curso de camarero y otro de ayudante de cocina, especializado en pizzas y ensaladas.

Estos cursos se unen a otros cuatro que ya se han realizado este año en el centro (de jardinería, manipulador de alimentos y otra edición del de camarero y del de ayudante de cocina), a los que han asistido 35 jóvenes; de ellos, 16 han conseguido firmar un contrato de trabajo en distintas empresas. Las actividades formativas de estos cursos, que tienen una orientación teórico-práctica, se complementan con otras actuaciones encaminadas a facilitar la integración sociolaboral de los menores y que están relacionadas con orientación, motivación, búsqueda activa de empleo y acompañamiento educativo.

"Procurar la inserción sociolaboral de estos jóvenes forma parte de la apuesta del Gobierno regional por la lucha contra el desempleo, muy especialmente cuando el empleo supone la mejor oportunidad de integración para unos jóvenes que están en un proceso clave de cambio y crecimiento personal", ha recalcado Garrido. La ARRMI, dependiente de la Consejería de Presidencia, Justicia y Portavocía del Gobierno, gestiona seis centros de ejecución de medidas judiciales con un total de 244 plazas disponibles y un nivel de ocupación del 95 % en la actualidad.

A mes de septiembre, la Agencia atiende a 231 menores en régimen de internamiento y a 698 que cumplen medidas de medio abierto o reparaciones extrajudiciales (libertad vigilada, prestaciones en beneficio de la comunidad, tareas socioeducativas, permanencia de fin de semana en domicilio, etc). En todo el año 2016, la ARRMI atendió a 2.498 menores y jóvenes en ejecución de 3.015 medidas judiciales, el 23 % de ellas de internamiento. La tasa de reinserción lograda por la Agencia alcanza el 90 %.