La manipulación de la caldera puede estar detrás de la muerte de los tres jóvenes de Móstoles

Una consecuencia de la manipulación de la caldera fue mala combustión del gas. Es la hipótesis con la que trabaja la policía que sigue con la investigación mientras la casa sigue precintada.

Aparte de la vigilancia policial, han acudido a la vivienda varios técnicos de Gas Madrid para inspeccionar la caldera de gas, cuya manipulación o mala combustión podría ser el origen de la alta concentración de monóxido de carbono que detectaron los bomberos en la habitación donde fallecieron.

Paralelamente, los vecinos de la vivienda de Móstoles donde fallecieron tres jóvenes han explicado que ninguno de los tres residía en el piso, aunque eran amigos de quienes ocuparon el inmueble y los visitaban habitualmente, como ocurrió la noche del sábado al domingo.

Según la versión del vecindario, el inmueble pertenece a un banco y llevaba deshabitado tres o cuatro años hasta que a finales de 2014 fue ocupado por un amigo de los fallecidos, quien no pasó la noche del suceso en el piso.

También aseguran los vecinos que la comunidad les llegó a proporcionar a los 'ocupas' una llave para acceder al portal y que tras descubrir que "se habían enganchado a la luz de otro vecino ilegalmente" llegaron a "algún tipo de acuerdo con la compañía eléctrica" que les permitía tener luz.

Algunas personas han dicho que hasta ahora no había habido ningún tipo de percance con los residentes del piso ocupado, pero que "el jueves de la semana pasada" tuvo que acudir al piso la policía por "una pelea" y se llevó a "tres jóvenes esposados", aunque no pueden asegurar si se trataba de alguno de los fallecidos.