La madre del niño autista maltratado en Getafe: "Nos sentimos solos, abandonados y con desprotección"

La madre de Eduardo, el niño autista maltratado supuestamente por sus profesoras del centro especial de Getafe cuenta a Telemadrid que se han sentido solos y denuncia que la dirección del colegio miró para otro lado. Montse, espera que esto no vuelva a ocurrir y no entiende que dos de las profesoras imputadas sigan en el colegio.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Getafe está investigando a tres trabajadoras del colegio público de Educación Especial Santiago Ramón y Cajal de Getafe por un presunto delito de acoso y trato degradante así como uno de lesiones psicológicas a un escolar de 8 años con un trastorno de autismo.

Abandonados y desprotegidos. Asi aseguran los padres de Eduardo que se han sentido tras denunciar las burlas y amenazas de tres profesoras hacia su hijo autista.

Montse, la madre, con quien ha hablado Telemadrid, no entiende como dos de ellas siguen trabajando en el centro. Asegura que hasta el momento solo han querido "tapar y tapar".

Advierte que, el de su hijo, no es el único caso en el Centro Santiago Ramón y Cajal de Getafe y confiesa que la situación que han padecido ha hecho necesario el apoyo psicológico de terapeutas.

LA ASOCIACIÓN AFAYA TGD DE GETAFE PIDE LA DIMISIÓN DE LA DIRECCIÓN DEL COLEGIO

La Asociación Afanya TGD de Getafe, que tiene asociadas familias cuyos hijos acuden al colegio de Educación Especial Ramón y Cajal, han pedido la dimisión de la Dirección del centro así como de la Junta Directiva del AMPA por "haber mirado hacia otro lado" con los presuntos malos tratos de tres trabajadores a un menor autista.

En un comunicado, han trasladado su apoyo "más firme e incondicional" a la familia afectada y han resaltado la valentía de la misma y su buen hacer para denunciar dichos hechos ante los que han manifestado su condena "más unánime y absoluta".

Desde la asociación aseguran que les han llegado más quejas de padres y madres acerca de este centro y han hecho hincapié en la "negativa" actitud de la Dirección del centro hacia ellos.

Por ello, Afanya TGD ha exigido, además de los ceses, "formación y preparación" de las personas profesionales que traten con personas con TEA, que desde la Federación Autismo Madrid se realizan y otros centros especializados.

Por último solicitan también los recursos adecuados, y la existencia de Centro Específicos de Autismo, sobre todo públicos, o concertados al que puedan acceder familias con recursos medios y bajos que no pueden costearse centros privados.

LA INSPECCIÓN INVESTIGA

La Inspección Educativa está trabajando en un expediente de información reservada que ha abierto a raíz de las informaciones que surgieron sobre el caso de un niño de 8 años con autismo que podría haber sufrido vejaciones y malos tratos en el Colegio Público de Educación Especial Santiago Ramón y Cajal, en Getafe, por parte de varios trabajadores del centro.

Fuentes del departamento que dirige Rafael van Grieken han señalado a Europa Press que este expediente es un paso previo para evaluar si se toma algún tipo de actuación contra las profesoras investigadas por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Getafe número 1 tras una denuncia de la familia presentada el pasado mes de enero. En concreto, la Inspección podría abrir un expediente disciplinario en el caso de que hallaran indicios de alguna irregularidad en el comportamiento de estas trabajadoras, o mala praxis. En el caso de abrirlo, se elevaría a la Consejería de Educación, para que el departamento de Recursos Humanos tomara medidas.

De momento, los inspectores designados trabajan en este expediente de información reservada tras conocer ayer por los medios de comunicación unas grabaciones donde se escucha a las docentes reírse del pequeño y a éste quejarse del trato.

Las grabaciones las obtuvieron los padres después de colocar un dispositivo al menor en la ropa, tras haber detectado un cambio brusco en su comportamiento y descartar que tuviera que ver con algún síntoma de su enfermedad. El juez y la Fiscalía han convalidado esta prueba y, además, el magistrado ha ordenado el cambio de centro del menor, que ya está adaptándose a otro colegio.

El Juzgado ya está investigando a tres trabajadoras por un presunto delito de acoso y trato degradante así como uno de lesiones psicológicas. En concreto, han declarado la tutora del menor, otra profesora de apoyo y una auxiliar de enfermería del centro.

Además, ha tomado declaración en calidad de testigos a otras tres personas más, como la directora del centro y la jefa de estudios, y tiene sobre la mesa la solicitud de más testificales que ha solicitado la defensa, como la de los monitores que cuidaban el patio y el comedor, han explicado fuentes jurídicas a Europa Press.