Los madrileños recorren casi 12 kilómetros de su casa al trabajo

movilidad_2010811V1.wmv

Los madrileños recorren una distancia media de 11,8 kilómetros de su casa al trabajo y cinco de cada de 10 habitantes tienen que desplazarse fuera de su municipio para ejercer su empleo, según indica el 'Atlas de la movilidad Residencia-Trabajo' de la Comunidad de Madrid, que este miércoles ha presentado el director general de Economía, Estadística e Innovación Tecnológica, José María Rotellar.

Este Atlas es un documento gráfico que se ha elaborado por primera vez en 2010, el cual permite ver en qué medida los trabajadores se desplazan dentro o fuera de su municipio de residencia, las distancias recorridas para acceder a su lugar de trabajo y también sirve para caracterizar los tipos de flujos de empleados según las características socioeconómicas.

Como ha señalado Rotellar, la principal conclusión que se puede sacar de este estudio es que en Madrid han quedado claramente delimitadas las zonas de residencia de aquellas otras dedicadas casi exclusivamente al empleo.

El sector servicios representa casi el 80 por ciento de la economía madrileña. Esto se refleja en la concentración laboral en el núcleo financiero y de servicios de la región, que recorre el eje de la Castellana y se expande hacia el Campo de las Naciones, de manera que en unos 10 kilómetros, se encuentran unos dos millones de puestos de trabajo. Sólo en el entorno de la Castellana se concentran 350.000 empleos.

Por el contrario, el sector industrial se halla sobre todo en los distritos de Hortaleza y Canillejas. Las industrias más tecnológicas se están concentrando en los municipios de Alcobendas y en el eje de la carretera de Colmenar (M-607).

En palabras de Rotellar, "esta mayor especialización del territorio produce un flujo diario de desplazamientos de cierta longitud hasta el lugar de trabajo, que se acerca paulatinamente a la distancia que tienen que recorrer los ciudadanos de las 25 regiones económicamente más dinámicas de Europa, como lle de France o Lombardía, de las que Madrid forma parte".

ELECCION DE RESIDENCIA

En la Comunidad de Madrid, el 50 por ciento de los empleos se cubren con trabajadores de otros municipios. Una situación que no se da en la capital, donde el 80 por ciento de los habitantes trabaja en la propia ciudad, aunque, si se observan los movimientos entre distritos, el porcentaje también se acerca al 50 por ciento. En el resto de localidades, más del 60 por ciento de la población trabaja en otro municipio.

Para Rotellar, "esto prueba que el lugar de trabajo no es una razón determinante para elegir residencia, sino que tienen más importancia otros factores sociológicos, como pueden ser la proximidad a la familia o un entorno más tranquilo y apacible". En este sentido, ha añadido que "gracias a la red de infraestructuras de la región, se posibilita a los ciudadanos esta elección".

El Atlas también revela que la distancia media que recorre un madrileño para ir a su lugar de trabajo es de 11,8 kilómetros, que se convierten en 50 para unos 25.000 habitantes.

Como curiosidad, Rotellar ha señalado que los hombres se desplazan, de media, más que las mujeres. Con respecto a los inmigrantes, los de edades comprendidas entre 30 y 50 años recorren menor distancia que los españoles de la misma edad.

En relación a las actividades económicas, la hostelería y el comercio son los sectores donde hay menos desplazamientos. En el lado contrario está el sector de la construcción, donde sus empleados son los que más distancia recorren.

Por áreas geográficas, los que viven en la sierra central son los que más se mueven hasta su puesto de trabajo y, en cambio, son los del sur de la región los que menos.

El director general de Economía también ha tenido palabras para los grandes volúmenes de trabajadores que vienen a la Comunidad desde otras regiones como Toledo o Guadalajara, que, en su opinión, "se sienten atraídos por Madrid debido a factores como el dinamismo económico de la zona, su mejor resistencia a la crisis y el mayor número de oportunidades que ofrece el marco de confianza y credibilidad generado".

En resumen, según Rotellar, este atlas, "pone de manifiesto que Madrid se ha expandido económica y residencialmente en respuesta a la pujanza y liderazgo económicos de la región, y a los nuevos gustos y preferencias de los madrileños que, cada vez más, eligen lugares de residencia distintos a los del municipio de su centro de trabajo, motivados sobre todo por causas sociológicas, como son la cercanía a la familia o los amigos".