Un lavadero de coches dobla sus clientes al ofrecer gratis patatas, caña o vino

Un garaje con lavadero de coches en el distrito de Chamberí que veía peligrar el negocio a causa de la crisis ha conseguido duplicar el número de clientes tras poner en marcha una iniciativa “solidaria” con otros comercios del barrio: da gratis 3 kilos de patatas, o una botella de vino o una caña por lavar el coche.

Así lo ha destacado hoy a Efe TV Segundo Martín, encargado del parking y del lavadero de coches situado en el número 12 de la calle de Espronceda, negocio en el que lleva trabajando 32 años.

Antes de explicar cómo surgió la idea, Martín ha querido recalcar que la iniciativa pretende ser “solidaria” con los comercios de la zona, y por eso ofrecen gratis las patatas de una frutería-charcutería que hay enfrente del garaje, tras cerrar un acuerdo con sus responsables, Cirilo y Antonio, o invitan a una caña en un bar cercano.

“Las botellas de vino de Rioja las compramos en una bodega del Rincón del Soto (Logroño) porque por aquí no encontramos algo parecido”, ha dicho a modo de justificación.

La idea partió de los propios trabajadores (son seis las familias que viven de este negocio) al final del año pasado. “Estaba bajando un poquito la producción y pensamos que teníamos que hacer algo si queríamos seguir viviendo de esto”, recuerda Martín.

UN INCENTIVO PARA LOS CLIENTES

Se plantearon la posibilidad de ofrecer por cada diez lavados uno gratis, pero lo descartaron al ser “algo muy explotado” y optaron por hacer “un regalito” para incentivar a los clientes y aumentar el volumen de negocio.

Pensaron en varias posibilidades y al final se decantaron por la bolsa de patatas, una idea “simple, curiosa y llamativa” que pusieron en marcha a finales del mes de febrero, resume el encargado.

“Como nos parecía poco ético comprar las patatas y entregarlas en el garaje teniendo a un frutero enfrente que es cliente, le ofrecimos que fuera él quien lo hiciera y así podrían animarse los clientes del garaje a comprar otros productos de la frutería o de la charcutería”, recuerda Martín.

LOS HOMBRES PREFIEREN VINO Y CERVEZAS

Después pensaron que muchos de sus clientes son hombres a los que les gustaría más una botella de vino que unos kilos de patatas, por lo que ofrecen ahora también una botella de vino o si prefieren cerveza, les invitan a una caña en un bar cercano donde suelen comer.

“Para ello buscaron una bodega, compraron unas botellas, hicieron una etiqueta diseñada por el hijo de la jefa y lo incluyeron en la oferta”.

La jefa, Paulina López Bretón, que ha apoyado desde el principio la iniciativa de sus “preocupados” trabajadores, recalca Martín, está “encantada” con ellos porque de tener entre 12 y 17 coches al día para lavar ahora llegan a unos 30.

“Lo que queremos es que vengan más clientes, que queden satisfechos y vuelvan, al tiempo que ayudamos a otros comercios de la zona, por lo que estamos abiertos a ampliar la oferta con más negocios de la calle”, concluye Martín.