El kamikaze de la M-50, imputado por un delito de homicidio imprudente

El kamikaze de la M-50 triplicaba la tasa de alcoholemia
El kamikaze de la M-50 triplicaba la tasa de alcoholemia

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Coslada imputa un presunto delito de homicidio por imprudencia y otro contra la seguridad vial al conductor kamikaze que el domingo circuló en sentido contrario por la M-50 y mató a un joven de 20 años, llamado Víctor y vecino de Rivas. El juez, tras tomarle declaración ha decretado su libertad con cargos.

Rivas llora la muerte de Víctor, el joven arrollado por un kamikaze en la M-50

Esta es la imputación inicial del juez, sin perjuicio de que la investigación aporte datos que hagan variar esos delitos, han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

El presunto kamikaze ha sido puesto oficialmente a disposición judicial, aunque permanece ingresado en el hospital.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Coslada estaba de guardia cuando ocurrió el suceso y por lo tanto asume la investigación, en la que la Guardia Civil tendrá que determinar cómo comenzó a circular el coche en dirección contraria, por dónde entró a la M-50, cuántos kilómetros recorrió y si además de alcohol el conductor había ingerido otras sustancias que pudieran afectarle.

El detenido, de 35 años, triplicaba al menos la tasa de alcoholemia, según informaron a Efe fuentes de la investigación.

El suceso tuvo lugar hacia las 06:30 horas del domingo en el kilómetro 25 de la M-50, a la altura de Coslada, donde el vehículo kamikaze chocó contra otro que circulaba correctamente en dirección a Coslada, provocando la muerte de un joven de 20 años.