Dos jóvenes, quemados con abrasivos tras sentarse en los asientos del bus