Un generador eléctrico de gasolina causó la intoxicación en un local de copas

Los dueños del bar de copas del centro de Madrid en el que anoche se registró una fuga de gases que intoxicó a diecisiete personas se habían quedado sin luz y contrataron un generador eléctrico de gasolina que conectaron directamente al cuadro eléctrico del local.

Según ha informado el Ayuntamiento de Madrid en un comunicado, ese equipo fue el que generó los gases por los que los clientes del Vendeta, ubicado en el número 24 de la calle Bailén, comenzaron a encontrarse mal, alguno de ellos con desmayos.

El Samur atendió a diecisiete personas intoxicadas por monóxido de carbono, todas ellas leves, aunque dos de ellas fueron trasladadas al hospital 12 de Octubre. Cinco eran empleados del local.

Cuando la Policía Municipal llegó al local encontró a unas cuarenta personas en el exterior con síntomas de intoxicación.

Los clientes les relataron que los empleados y los porteros iniciaron el desalojo por la puerta principal al notar que se encontraban mal, mientras algunos trabajadores trataron de abandonar el local por una puerta trasera al ver a la Policía.

Uno de los empleados del Vendeta relató a los agentes municipales que cuando fueron a abrir el local a las once de la noche comprobaron que no había corriente eléctrica, por lo que la propietaria optó por contratar la instalación de un generador de corriente de gasolina que conectó al cuadro eléctrico del local.

Los policías y los bomberos, que cuando llegaron al local comprobaron que aún persistían unos altos niveles de monóxido de carbono, constataron que efectivamente en la planta baja, en la zona de almacenaje de mercancías sin apenas ventilación, se encontraba instalado un generador eléctrico de gasolina que se conectaba directamente con el cuadro eléctrico.

La acometida desde el generador al cuadro eléctrico, que se encuentra en la planta principal, estaba realizada con una manguera de cable conducida por el falso techo y encintada en parte del recorrido.

El cuadro se encontraba abierto y con el cableado accesible, según ha precisado el Consistorio.

Durante la madrugada se presentó ante los agentes el presidente de la comunidad de vecinos de la finca donde se ubica el local, quien explicó que los vecinos ya habían presentado denuncia en Juzgado de Instrucción 34 de Madrid contra el establecimiento por conectarse ilegalmente al suministro eléctrico del inmueble.

El bar de copas, cuya licencia de actividad inició en el año 1999, tiene una actividad autorizada como café espectáculo y la última inspección tuvo lugar el pasado 15 de mayo.

En la inspección únicamente se reflejaron infracciones administrativas por no presentar o exhibir los permisos municipales, o por entorpecer el paso a las puertas de salida.

LA COMUNIDAD DE VECINOS DENUNCIARA AL BAR

La comunidad de vecinos del inmueble de la calle Bailén denunciará ante los tribunales al establecimiento por conectarse ilegalmente al suministro eléctrico

Según los relatos de los clientes del establecimiento, los porteros y empleados iniciaron el desalojo por la puerta principal al notar los síntomas de la intoxicación, intentando algunos de los trabajadores abandonar el local por una puerta trasera al observar la presencia de la policía, ha informado el Ayuntamiento de Madrid a través de un comunicado.

Uno de los empleados ha manifestado que cuando fueron a abrir el local a las 23 horas comprobaron que no había corriente eléctrica, por lo que la propietaria optó por contratar la instalación de un generador de corriente de gasolina, que conectó al cuadro eléctrico del local. Han sido las emanaciones de este grupo electrógeno las que han producido las intoxicaciones.

Cuando los agentes de policía y bomberos han iniciado la inspección del local, todavía persistían unos altos niveles de monóxido de carbono, pudiendo comprobar que en la planta baja, en la zona de almacenaje de mercancías sin apenas ventilación, se encontraba instalado un generador eléctrico de gasolina que se conectaba directamente con el cuadro eléctrico del local.

La acometida desde el generador al cuadro eléctrico, que se encuentra en la planta principal, estaba realizada con una manguera de cable conducida por el falso techo y encintada en parte del recorrido. El cuadro se encontraba abierto y con el cableado accesible.

Durante la noche se presentó ante los agentes el presidente de la comunidad de vecinos de la finca donde se encuentra ubicado el local, quien les manifestó que la comunidad ya ha presentado denuncia en juzgado de instrucción número 34 contra el establecimiento por conectarse ilegalmente al suministro eléctrico de la finca.

El bar de copas, cuya licencia de actividad inició en el año 1999, tiene una actividad autorizada como café espectáculo. La última inspección tuvo lugar el 15 de mayo. En ella únicamente se reflejaron infracciones administrativas por no presentar o exhibir los permisos municipales o por entorpecer el paso a las puertas de salida.