Una fuerte granizada cubre de blanco la capital y paraliza el tráfico

La intensa granizada que ha caído en varias zonas de la Comunidad de Madrid y de la capital a primera hora de la tarde ha desviado cuatro vuelos que iban a aterrizar en Barajas, interrumpido el servicio de la línea 7 de Metro durante 25 minutos y obligado a hacer un centenar de intervenciones a los bomberos.

Además, ha ralentizado el tráfico en numerosas vías, entre ellas la M-607 y la M-30, que en algunos tramos han quedado colapsadas al parar los vehículos.

La granizada, que ha comenzado a caer pasadas las tres y media de la tarde y ha durado algo más de diez minutos, ha oscurecido el cielo y ha dejado un manto blanco con bolas de granizo, muchas como canicas y algunas del tamaño de pelotas de golf.

CAÍDA DE RAMAS

La granizada ha caído especialmente en los distritos de San Blas, Hortaleza y Fuencarral, donde el agua ha causado balsas de agua y ha provocado la caída de algunas ramas y riesgo de desprendimiento de cornisas.

Hasta las 17.30, los bomberos del Ayuntamiento de Madrid han efectuado 33 intervenciones, todas ellas por incidencias de carácter leve, ha informado Emergencias Madrid.

En el resto de la región, entre las nueve de la mañana y las cinco de la tarde, el 112 ha gestionado 360 expedientes que han originado 66 intervenciones, la mayoría de ellas entre las tres y las cinco de la tarde, y sobre todo en la zona del Corredor del Henares y en los términos de Alcobendas y San Sebastián de los Reyes, según fuentes de Emergencias 112.

INCIDENCIAS EN EL TRAFICO

Inundaciones, daños estructurales en edificios (riesgo de desprendimiento de cornisas y otros elementos de fachadas), retirada de ramas y accidentes de tráfico han sido las incidencias más frecuentes.

En la M-30, a su paso por el distrito de Chamartín, muchos vehículos han optado por detenerse y refugiarse debajo de los puentes ante la falta de visibilidad, por lo que el tráfico se ha paralizado.

El tráfico se ha visto afectado también en la M-11, a la altura de los kilómetros 5 y 6, y en la M-40 a la altura de San Blas, la circulación ha quedado cortada ante la intensidad del pedrisco, y el Samur ha acudido a ambos puntos por si los conductores afectados necesitaban ayuda, ha precisado el servicio municipal de emergencias.

También ha quedado cortado el acceso desde la avenida de la Ilustración al túnel de Ventisquero de la Condesa en sentido M-40, según el Centro de Pantallas del Ayuntamiento de Madrid.

AEROPUERTO Y METRO AFECTADOS, CALLES CONVERTIDAS EN RÍOS

Cuando ha amainado la granizada, las calles se han convertido en ríos de agua, mientras la policía y los servicios de emergencia se han desplegado para atender posibles incidencias.

La granizada ha afectado al aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, donde cuatro vuelos que iban a aterrizar han sido desviados hacia Valladolid, Valencia y Alicante, según han explicado fuentes de AENA.

En Metro de Madrid, el servicio en la línea 7 ha sido interrumpido durante 25 minutos entre las estaciones de García Noblejas y Cartagena por acumulación de agua.

El agua ha entrado por los pozos de ventilación, sobre todo entre Pueblo Nuevo y Barrio de la Concepción, ha precisado un portavoz del suburbano.