El fraude de los contenedores falsos de ropa

Es un fraude. Un fraude que mueve mucho dinero y que se aprovecha de la generosidad ciudadana. Era una denuncia de varias organizaciones de consumidores.

Dejamos la ropa en estos puntos pensando es que es para alguna organizacion humanitaria pero no es así.

Dos hombres eran detenidos el pasado martes en Madrid por colocar, presuntamente, contenedores de ropa y calzado usado en la vía pública y llevarse luego su contenido de forma fraudulenta. Lo más curioso es que lo hacían disfrazados como operarios municipales y hasta llevaban una furgoneta con el escudo del Ayuntamiento y el anagrama del área de Medio Ambiente.

PERSECUCIÓN POR LAS CALLES

La detención la llevaron a cabo agentes de la Unidad Integral de la Policía Municipal del distrito de Chamberí, tras una persecución de 20 minutos por las calles del centro urbano.

En el registro que efectuaron entonces al vehículo, descubrieron que en su parte trasera llevaban un puntero, un compresor, palanquetas, taladros, alicates y una caja de llaves para la apertura de los contenedores.

La normativa municipal es clara en este terreno: instalar estos contenedores de ropa y calzado sin autorización supone una infracción grave, con una multa de entre 751 y 1.500 euros.

Los contenedores de ropa usada y calzado piratas puede generar hasta 3.500 euros por contenedor y año, según un cálculo realizado el pasado mes de febrero por la Organización de Consumidores y Usuarios.