Dos fallecidos y varios heridos por caída de árboles este verano en Madrid

Dos personas han muerto y al menos media docena han resultado heridas este verano en Madrid como consecuencia de caídas de ramas y árboles en la vía pública, un problema que ha llevado al Ayuntamiento a constituir un grupo de expertos para reducir riesgos y ha levantado duras críticas desde la oposición.

Carlos Álvarez, de 38 años, un sargento condecorado por su participación en misiones militares en Kosovo y Líbano, fue la primera persona que perdió la vida por esta causa cuando el pasado 21 de junio se encontraba con sus dos hijas pequeñas en el parque de El Retiro y le cayó encima una rama de acacia de varios centenares de kilos de peso.

El Ayuntamiento atribuyó entonces el hecho a un accidente desgraciado pero fortuito, que no hacía necesario establecer un "plan de choque" de podas y talas para los aproximadamente dos millones de árboles de conservación municipal que hay en la ciudad.

Sin embargo, apenas veinte días después, el 9 de julio, se desprendía otra rama del tamaño de un árbol en la calle Marqués de la Ensenada, frente a las puertas del Tribunal Supremo, que esta vez no causó daños personales ni materiales.

Los grupos de la oposición municipal (PSOE, IU y UPyD) achacaron estos hechos a los "recortes de personal y de medios" impuestos por el Ayuntamiento a causa de la crisis y exigieron a la alcaldesa, Ana Botella, que adoptase medidas "con prontitud" para evitar que los árboles de la ciudad "se siguieran cayendo a cachos".

El PSOE llegó a contabilizar hasta una docena de caídas de árboles y ramas en la vía pública entre finales de marzo y mediados de julio de este año.

Uno de ellos fue el que costó la vida al sargento Carlos Álvarez y los demás quedaron en sustos que causaron daños a vehículos, mobiliario urbano, e incluso, a un autobús de la EMT sobre el que, según el grupo socialista, se desplomó un olmo de unos 15 metros de altura cuando circulaba por el distrito de Entrevías, en Vallecas.

19 Y 20 DE JULIO CONFLICTIVOS

El fin de semana del 19 y 20 de julio fue especialmente conflictivo en este sentido, ya que se produjeron varias caídas de árboles y ramas en la calle, la más aparatosa la que tuvo lugar el domingo 20, cuando un cedro se desplomaba sobre un banco de la calle Menéndez Pelayo de Madrid, hiriendo en la cabeza a una niña de 7 años.

El Ayuntamiento entonces decidió constituir un grupo de trabajo compuesto por científicos en la evaluación y gestión de masas forestales y arbolado urbano que se encargasen, entre otras cosas, de identificar los árboles del parque de El Retiro con riesgo de caer, de valorar su estado y de determinar aquellos que precisaran una intervención prioritaria.

Está previsto que el dictámen de la comisión se conozca en este mes de septiembre pero, entretanto, en los últimos días se han seguido sucediendo las caídas de árboles y ramas en Madrid, la mayoría de las veces sobre coches estacionados en la vía pÚblica y en un par de ocasiones sobre peatones.

Una de ellas ocurrió el 6 de agosto pasado en la céntrica calle de Montera, a escasos metros de la Puerta del Sol, donde una rama se desprendió de un árbol y cayó sobre los clientes de una terraza, causando cinco heridos leves, entre ellos un niño.

El segundo accidente con daños personales ha ocurrido esta noche y se ha saldado con la segunda víctima mortal por esta causa, un hombre de 72 años que paseaba por el barrio de Santa Eugenia, en Villa de Vallecas, cuando le ha caído encima la rama de un árbol que le ha golpeado fuertemente en la cabeza y en el pecho, causándole la muerte.

SE RELACIONA LA CAÍDA DE ÁRBOLES EN MADRID CON LA FALTA DE PODA O ENFERMEDAD

El vicedecano del Colegio de Montes, Rafael Ceballos, ha relacionado la caída de ramas de árboles como la que ayer costó la vida a un hombre en el barrio madrileño de Santa Eugenia o la registrada en el parque del Retiro a la falta de poda o enfermedad de los ejemplares.

"Puede ser que los árboles estén enfermos o que no estén podados", ha indicado Ceballos en una entrevista en la COPE El experto ha recordado que la ciudad no es un lugar adecuado para los árboles porque "se van debilitando", lo que puede provocar que "cualquier golpe de viento o vibración ocasione la caída de ramas".

No obstante, ha reconocido que le "choca" la caída de ramas de las últimas semanas sin "registrarse la fuerza de un vendabal". Ha apuntado, en el caso de Santa Eugenia, las condiciones geológicas del suelo y los movimientos de tierra realizados recientemente por las urbanizaciones. "Pueden haber sido motivo de esa debilidad del árbol y la deformación de la copa".

EL CONSERVADOR DEL BOTÁNICO RECLAMA PLAN DE GESTIÓN PARA EVITAR MÁS DESGRACIAS

El conservador del Real Jardín Botánico Mariano Sánchez García ha reclamado la elaboración de un Plan de Gestión de todo el arbolado de Madrid que incluya la elaboración de un completo inventario para determinar qué ejemplares se deberían eliminar para evitar más desgracias como la ocurrida ayer.

Sánchez García forma parte del grupo de trabajo que impulsó el Ayuntamiento de Madrid para evaluar el estado de las masas forestales y el arbolado de El Retiro, tras las sucesivas caídas de árboles y de ramas durante los últimos meses en la ciudad, que han causado dos muertos y varios heridos.