Algunas estaciones de la línea 1 de Metro podrían abrir antes de lo previsto

Algunas estaciones de la línea 1 de Metro podrían abrir al público antes del próximo 12 de noviembre, fecha prevista para la finalización de las obras que afectan al tramo comprendido entre Plaza de Castilla y Sierra de Guadalupe. Así lo ha anunciado hoy el consejero de Transportes de la Comunidad de Madrid, Pedro Rollán, durante una visita a los trabajos que se están llevando a cabo en el túnel de la línea 1 a su paso por la estación de Tribunal. "Nuestro objetivo es recortar los plazos, veremos si somos capaces", ha declarado a los medios.

Al respecto, ha añadido que "se están haciendo los esfuerzos" para poder acabar "uno, dos o tres días" antes las obras de remodelación y mejora de la línea más antigua de la red de Metro de Madrid, que comenzaron el pasado 3 de julio.

El consejero ha indicado que no descartan abrir al público "un paquete de estaciones en función de si la obra está ejecutada o no", pero ha recalcado que "todavía es pronto" para comprometerse porque los plazos de ejecución de los trabajos están "muy ajustados".

Lo que ha dejado claro es su "firme voluntad" de no utilizar "ni un sólo día más de lo estrictamente necesario" en unas obras que ya están ejecutadas al 36 %. "Se está en plazo, sobre todo teniendo en cuenta que se ha superado una de las fases críticas, el arranque e inicio de las obras", ha apuntado.

Más de 500 operarios trabajan en este cometido repartidos en tres turnos, las 24 horas al día y los siete días de la semana, a lo largo de los 13,5 kilómetros que unen las 23 estaciones que discurren entre Plaza de Castilla y Sierra de Guadalupe y que permanecen cerradas al público temporalmente. En mes y medio, han finalizado el cien por cien de las tareas previas, como el desmontaje de las instalaciones del túnel, la protección de la vía y el emplazamiento de pozos de ventilación.

Todos estos pasos son necesarios para poder iniciar la consolidación e impermeabilización del túnel. Ahora, los obreros están inmersos en el proceso de limpieza de los revestimientos, que consiste en picar manualmente la capa superficial de las paredes para retirar las partes deterioradas.

Además, están a punto de completar las perforaciones necesarias para inyectar el cemento que consolide la estructura del túnel, y ya han empezado a instalar en algunos tramos la nueva catenaria rígida, el sistema por el que los trenes se alimentan de electricidad para poder circular.

El Gobierno regional ha invertido 37 millones de euros en unas obras que para el consejero de Transportes son "importantes y necesarias" y que responden "únicamente a razones de seguridad". La línea 1 -cuyo tramo más antiguo fue inaugurado hace casi un siglo, en 1919- la utilizan alrededor de 85,4 millones de viajeros, lo que la convierten en la segunda con mayor tránsito del suburbano madrileño después de la línea 6.

Los trabajos deberían haber comenzado el pasado 18 de junio pero la huelga de los maquinistas de Renfe hizo que el Consorcio Regional de Transportes retrasase su inicio hasta que se pudiera garantizar el plan de movilidad coordinado entre Metro, EMT y Cercanías para atender, de manera prioritaria, a los vecinos de Puente y Villa de Vallecas.

El consejero ha destacado la puesta en marcha de un sistema alternativo de transporte "sin precedentes" para los viajeros afectados por el cierre parcial de la línea 1 de Metro, con tres servicios alternativos y gratuitos de autobuses con unas frecuencias de paso de entre tres y cinco minutos.

De esta forma, ha dicho que hasta la fecha ha habido una "total y absoluta capacidad de respuesta para adecuar la oferta a la demanda" en cuanto de los desplazamientos, una situación que considera que continuará en los próximos meses. "Los primeros días, cuando tienes un hábito(de transporte), te genera la duda de cuál es el medio alternativo más conveniente, pero una vez superados esos días hay total y absoluta normalidad", ha sostenido.