El equipo médico temió por la vida de Teresa en los momentos "más críticos"

El equipo médico que ha atendido a Teresa Romero, primer caso de ébola fuera de Africa, ha reconocido que temió por su vida en los momentos "más críticos" de su convalecencia, pero ha detallado a su vez que el trabajo y la profesionalidad "han sido máximas" para sacar a la paciente adelante hasta su recuperación.

Así lo ha detallado en rueda de prensa los doctores de la Unidad de Medicina Tropical que han atendido a Teresa Romero: Fernando de la Calle, Marta Mora, Mar Lago, Marta Arsuaga y la enfermera Esther Bellón; acompañados por el jefe de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital de la Paz-Carlos III, José Ramón Arribas; el director gerente del centro, Rafael Pérez-Santamaría; la subdirectora médica, Yolanda Fuentes, con motivo del alta hospitalaria que recibirá la paciente.

Tanto Marta Mora como Arribas han remarcado que sí temieron por su vida. Así, la facultativa ha recalcado que teniendo en cuenta la mortalidad de la enfermedad, que está en torno al 60 por ciento, ha habido momentos críticos en los que se temió por esa posibilidad. No obstante, ha aseverado que la profesionalidad y trabajo del equipo médico han sido máximos.

Por otro lado, Arsuaga ha remarcado que a día de hoy es complicado determinar qué tratamiento ha funcionado en el caso de Teresa Romero y ha apuntado que su sistema inmunológico seguramente ha tenido "mucha parte" en su recuperación. "Decir lo que ha curado a Teresa no podemos decirlo", ha añadido luego.

Mientras, el doctor Arribas ha explicado que el tratamiento de soporte es relevante a la hora de tratar esta enfermedad y ha remarcado también que no se puede determinar si el tratamiento con suero de convaleciente y la administración del fármaco Favipiravir son eficaces contra la enfermedad.

Por su parte, el gerente de La Paz-Carlos III ha manifestado que el alta de Romero es una "gran noticia" después de un mes "complicado" para el hospital y ha querido manifestar su reconocimiento y agradecimiento del equipo asistencial "por su extraordinaria implicación" y su intervención de éxito para que la auxiliar de enfermería superara la enfermedad.

LA INFORMACIÓN DEL CONTAGIO

El Hospital La Paz-Carlos III ha explicado que se decidió comunicar la información que dio Teresa Romero sobre la posible causa de su contagio de ébola, en alusión al hecho de que pudiera rozarse con la cara con un guante tras tratar al misionero Manuel García Viejo, ante la preocupación que había entre los profesionales y la sensación de alarma en la sociedad por el desconocimiento de los motivos por los que desarrolló la enfermedad.

Así lo ha detallado el gerente del Hospital La Paz-Carlos III, Rafael Pérez-Santamarina, durante la rueda de prensa que ha ofrecido el equipo médico ante el alta hospitalaria que recibirá este miércoles la auxiliar de enfermería tras haber superado la enfermedad.

Pérez-Santamarina ha detallado que se decidió, tras tener información de Romero sobre los motivos del contagio, informar en ese momento de esa circunstancia a causa de la "incertidumbre y la alarma social" que había en esos momentos sobre este contagio.

Ello, según ha dicho el gerente del centro, contribuyó a aumentar la seguridad del equipo médico y asistencial que trató a Teresa Romero y disminuyó la "preocupación" entre la sociedad que había en esos momentos sobre la enfermedad.

SIN RIESGO DE CONTAGIO

Por su parte, el responsable de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital de la Paz-Carlos III, José Ramón Arribas, ha agregado que después de casi un mes de ingreso, se va a dar el alta a Teresa Romero con la confianza de que la paciente no supone ningún riesgo de contagio. "Hemos tomado todas las precauciones y no existe ningún riesgo de contagio, no hay virus en su organismo", ha enfatizado Arribas para recalcar que ahora esperan que poco a poco se pueda reincorporar a su vida normal. Aparte, ha recalcado que este caso pone de manifiesto que el riesgo de contagio se ciñe sólo a los profesionales que atienden a pacientes con ébola.

Además, Arribas ha dicho que el doctor Germán Ramírez, el médico que comunicó esa información y que no ha estado presente en la rueda de hoy, tiene la "admiración, respeto y respaldo" de todo el equipo médico que atendió a la auxiliar de enfermería.

UNA DE LAS ENFERMERAS: "EL RECHAZO DE LA POBLACIÓN HA SIDO BRUTAL"

Una de las enfermeras integrantes del equipo médico que atendió a Teresa Romero, primer caso de ébola fuera de Africa, ha reconocido este miércoles que el rechazo de la población ha sido "brutal" hacia los profesionales y ha llegado a confesar que, incluso en su caso, ha sido víctima de coacciones.

Así lo ha confesado Esther Bellón en la rueda de prensa que ha celebrado el equipo médico que atendió a la auxiliar de enfermería con motivo del alta hospitalaria que se le va a dar este miércoles tras haber superado la enfermedad.

En este sentido y en la línea de lo que ya manifestó en su momento el Consejo Oficial de Enfermería, Bellón ha reconocido sentir un rechazo "brutal" entre vecinos e incluso amigos al conocerse que trataba a un paciente por ébola. Aparte, ha explicado que se ha sentido "coaccionada", lo que incluso motivó no poder realizar un viaje que tenía pensado hacer.

No obstante, ha agregado que la familia le ha ayudado a superar esta situación y se siente feliz porque "por fin se ha podido salvar un caso de ébola".