El entierro de Avellaneda se convierte en un alegato contra la violencia

El entierro de Avellaneda se convierte en un alegato contra la violencia