La enferma infectada de ébola está estable y sin riesgo vital, en el Carlos III

La auxiliar de enfermería e Madrid está estable y, por ahora, no tiene "riesgo vital", aunque es "una enfermedad grave", según ha informado el coordinador del centro de Alertas y Emergencias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón. La auxiliar de enfermería infectada por el virus de ébola está siendo tratada con suero hiperinmune de un donante anónimo que ha sido contagiado por la enfermedad y tiene anticuerpos.

Así lo ha anunciado en una rueda de prensa el jefe de la Unidad de Infecciosas del complejo hospitalario La Paz-Carlos III, José Ramón Arribas, que ha añadido que también tiene a disposición de la paciente como opción terapéutica el antiviral Favipiravir, que se ha probado en "animales pequeños" afectados por el ébola.

Por su parte, el gerente del Hospital La Paz de Madrid, Rafael Pérez-Santamarina, ha anunciado que la paciente no ha dado "ninguna reacción" en la primera dosis que se le ha administrado de suero hiperinmune. También ha comentado que es "posible" que se haga un control bacteriológico para desinfectar la vivienda de la auxiliar de enfermería, al tiempo que ha hecho un llamamiento a la "prudencia".

"Creo que el brote será controlado, esperemos que no haya un caso más y que pasen los 21 días que dura un brote y la capacidad infectiva de una persona", ha concluido.

LA ENFERMA ASEGURA HABER CUMPLIDO CON EL PROTOCOLO

La mujer infectada con el virus de ébola asegura haber cumplido con el protocolo establecido para estos casos, por lo que los profesionales sanitarios encargados de su tratamiento siguen intentado averiguar "si ha habido un fallo por cualquier motivo".

"Es una desagradable sorpresa porque no nos lo imaginábamos, el primer caso ha ido perfectamente", ha dicho en rueda de prensa el gerente del Hospital La Paz de Madrid, Rafael Pérez-Santamarina, en referencia al primer español que fue repatriado tras infectarse con el virus de ébola, el misionero Miguel Pajares.

CONTACTÓ CON 22 PERSONAS QUE SE SOMETERÁN A "SEGUIMIENTO CONTINUO"

Los responsables sanitarios que están atendiendo a la auxiliar de enfermería infectada por el virus de ébola han detectado un total de 22 contactos a los que se someterá a un "seguimiento continuo por si hubiera algún problema".

El gerente del Hospital La Paz de Madrid, Rafael Pérez-Santamarina, ha precisado en una rueda de prensa que estos contactos son personas de su entorno familiar además de profesionales que le atendieron en los primeros instantes en el hospital madrileño de Alcorcón.

Además ha explicado que la auxiliar de enfermería tomó vacaciones un día después de atender al misionero español Manuel García Viejo, contagiado por el virus de ébola en Sierra Leona, pero en este tiempo de descanso permaneció en Madrid, por lo que "no tuvo más contactos en el hospital".

Por otro lado, ha dicho que todo el personal que atendió a esta paciente está siendo sometido a un seguimiento "mucho más proactivo" que en el inicio y tiene a su disposición las 24 horas del día un teléfono para comunicar directamente al Servicio de Salud Laboral "cualquier incidencia".

DOS LÍNEAS DE INVESTIGACIÓN

La directora general de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, Mercedes Vinuesa ha explicado actualmente hay dos líneas de investigación abiertas "para saber lo que ha ocurrido" y, para ello, uno de los aspectos que "más interesa" es saber con qué personas estuvo en contacto la enfermera tras experimentar los primeros síntomas.

En este sentido, ha avanzado de que el listado de contactos está "prácticamente terminado" hecho, y en él "lo primero que se ha hecho es ver cuáles han sido los contactos más estrechos"que mantuvo esta enfermera desde el 30 de septiembre, cuando la afectada comenzó a encontrarse mal y presentar algo de fiebre.

El que podría correr más peligro sería su marido, que ya está controlado y se encuentra ingresado "para que pase el periodo de cuarentena con el mejor seguimiento posible". La otra línea de investigación abierta es el estudio del mecanismo de actuaciones que se produjeron durante los días en que el misionero Manuel García Viejo estuvo ingresado en el hospital, del 21 al 25 de septiembre, a fin de identificar el mecanismo de infección del virus.

En este punto, ha reconocido que la Comunidad de Madrid tiene registradas todas las actuaciones que se llevaron a cabo y por eso se ha podido saber que accedió a la habitación en dos ocasiones, una para cambiar el pañal al paciente y otra tras el fallecimiento para recoger residuos del misionero.

LA ENFERMERA INFECTADA PARTICIPÓ EL 27 DE SEPTIEMBRE EN LA PRUEBA DE OFERTA PÚBLICA DE EMPLEO

La auxiliar de enfermería infectada por el virus del ébola participó el 27 de septiembre en la prueba de oferta pública de empleo, dos días después de tener el último contacto con la habitación del misionero fallecido en el Hospital Carlos III.Sindicatos representados en la Mesa Sectorial de Sanidad han detallado en rueda de prensa que la enfermedad "no parece ser contagiosa hasta que no hay síntomas" y cuando la paciente hizo la prueba selectiva no los tenía. Los primeros síntomas aparecieron el 30 de septiembre.

"Esa gente (los opositores) tiene que estar tranquila", han señalado, después de remarcar que no está demostrado científicamente que el contagio se pueda producir a las 48 horas del contacto que ha generado la infección.El pasado 27 de septiembre se celebraron las pruebas de oposición para auxiliares de enfermería en la Comunidad de Madrid, que contó con 28.084 solicitudes.

TRASLADO DE MADRUGADA

La auxiliar de enfermería contagiada por ébola llegó a las 00,40 horas de esta madrugada al Hospital Carlos III de Madrid, donde será tratada de la enfermedad que contrajo en este centro cuando atendía a los misioneros Manuel García Viejo y Miguel Pajares, repatriados a causa del virus.

La ambulancia del Summa que ha trasladado a la auxiliar de enfermería abandonaba a las 00,12 de hoy el Hospital de Alcorcón donde estaba siendo atendida, y desde allí se ha dirigido hasta el hospital Carlos III, donde ya estaba todo preparado para recibir a la paciente.

La comitiva que ha realizado el traslado de la auxiliar de enfermería estaba formada por dos ambulancias del Summa que han sido escoltadas por media docena de coches de Policía Nacional, por la Guardia Civil y por agentes motoristas. La Policía Municipal dispuso coches patrulla y motoristas en los cruces principales por donde han pasado los vehículos que realizaban el traslado.