Las empresas pueden pedir ya las ayudas de hasta 1.500 euros por cada nuevo contrato

Las empresas pueden pedir ya las ayudas de hasta 1.500 euros por cada nuevo contrato

Los emprendedores y empresas de la Comunidad podrán pedir desde este viernes al Gobierno regional las ayudas a la contratación, que ascienden hasta un máximo de 1.500 euros por cada contrato realizado, según la disposición publicada este jueves en el BOCM.

El importe de los incentivos para la contratación por cuenta ajena de trabajadores desempleados se fijó en 26 millones de euros, según la Orden 2727/2013, de 23 de mayo. Asimismo, se estableció que el plazo de presentación está comprendido entre el pasado 24 de mayo y el próximo 10 de diciembre.

El objetivo de esta medida es facilitar la incorporación y permanencia de trabajadores desempleados en el mercado de trabajo, estableciendo incentivos a la contratación por cuenta ajena de trabajadores en el ámbito de la Comunidad de Madrid. Las empresas que podrán acogerse a las ayudas serán las entidades de carácter privado sin ánimo de lucro y los autónomos

Los requisitos para las entidades son estar al corriente de sus obligaciones fiscales y con la Seguridad Social y que el domicilio social del beneficiario esté en la Comunidad. Por su parte, los trabajadores contratados deben estar inscritos en las Oficinas de Empleo de la Comunidad durante un periodo mínimo de un mes previo a su contratación.

De esta forma, a las empresas con menos de 10 trabajadores, se subvencionará con 1.500 euros cada nuevo contrato indefinido a tiempo completo y los cambios de contratos temporales a indefinidos a tiempo completo. Respecto a los contratos de duración determinada, se otorgará 1.000 euros por cada nuevo contrato de duración igual o superior a seis meses.

Por su parte, a aquellas empresas con 10 o más trabajadores contratados, se subvencionarán los contratos en prácticas a jornada completa con 500 euros por cada año de duración, y con 1.000 euros cada contratación indefinida a mayores de 45 años, siempre que el tiempo de trabajo diario sea superior a la mitad de la jornada laboral habitual.