Nueve empresarios chinos detenidos en Madrid por clonar móviles que imitaban marcas

La Policía Nacional ha desmantelado en Madrid una red que se dedicaba a la fabricación clandestina de móviles que imitaban las principales marcas comerciales del sector y ha detenido a nueve empresarios chinos.

Según ha informado la Dirección General de la Policía, la red contaba en España con toda una cadena de montaje con materiales falsos enviados ilegalmente desde China.

Dos naves industriales, situadas en Madrid y Toledo, distribuían el material a establecimientos situados en el polígono industrial de Cobo Calleja, en la localidad madrileña de Fuenlabrada.

En total, han sido detenidas nueve personas de origen chino, que se suman a las siete que fueron arrestadas en una primera fase de la operación por instalar pantallas de terminales móviles con elementos falsos en un taller oculto en el garaje del barrio de Usera de la capital.

La operación se inició en septiembre del pasado año gracias a la denuncia del representante de una de las marcas perjudicadas y que dijo haber detectado la existencia de falsificaciones en el mercado.

Con los datos obtenidos en las pesquisas, los agentes dieron con un garaje situado en Usera, donde hallaron un taller con todo el material necesario para la instalación de pantallas de telefonía móvil.

Esta primera fase, llevada a cabo en diciembre del año pasado, llevó a los policías a localizar dos naves industriales a finales de este mes de abril, una en Madrid y otra en la localidad toledana de Illescas, que estarían distribuyendo todos los elementos necesarios para la fabricación de los terminales.

Durante la investigación, los policías hallaron en una de las naves una cadena de montaje formada por máquinas, moldes, soportes y planchas mecánicas destinadas al ensamblaje de los aparatos de telefonía a partir de material falsificado.

Una maquinaria de fabricación clandestina que estaba distribuida entre ambas naves y con un valor aproximado de 100.000 euros.

Fruto del trabajo llevado a cabo por los agentes en esta segunda fase se practicaron cinco registros en otras tantas tiendas de telefonía situadas en Cobo Calleja y dos naves industriales.

Además, se incautaron 6.475 pantallas de las principales marcas y se detuvo a nueve personas, empresarios de origen chino, que se unen a los siete individuos que ya fueron arrestadas en la primera parte de la operación.