Seis de cada diez drogodependientes recibieron el alta terapéutica

El 65 por ciento de los pacientes atendidos el año pasado en los Centros Residenciales para el Tratamiento de Drogodependientes (CRTD) de la Agencia Antidroga de la Comunidad de Madrid recibieron el alta terapéutica, según ha informado este sábado el Gobierno regional en un comunicado.

El consejero de Sanidad, Javier Rodríguez, ha visitado este centro, donde ha calificado de "hito" la actividad de este organismo que atendió a 270 pacientes durante 2013, de los que 259 eran adultos, cinco eran gestantes y 11 menores de edad.

Rodríguez, acompañado en la visita por la gerente de la Agencia Antidroga de la Comunidad de Madrid, Almudena Pérez, ha incidido en que supone una prueba de su "funcionamiento eficaz" que del total de pacientes "casi el 70 por ciento son dados de alta terapéutica".

El 36 por ciento de los pacientes que ingresaron en los centros residenciales para el tratamiento de drogodependientes eran policonsumidores de cocaína, heroína y otras sustancias y, el 18 por ciento, consumidores de cocaína, alcohol y otras sustancias.

Rodríguez ha incidido en que en la actualidad los resultados de recuperación son "mucho mejores" que en décadas pasadas, cuando "se invirtió mucho dinero" que no dio los beneficios esperados. "Ahora conseguimos que con menos dinero podamos obtener más resultado", ha concluido.

CENTROS DE TRATAMIENTO

El primer Centro Residencial de Tratamiento a Drogodependientes inició su actividad hace dos años. Dispone de 40 plazas para ingreso, cinco de ellas susceptibles de ser usadas por menores de edad, con circuito y espacio independiente, y 20 plazas en régimen de centro de día, de modo que pueden recibir tratamiento 60 pacientes.

El segundo centro, que ha visitado el consejero este sábado, se puso en marcha el año pasado con 20 plazas en régimen de ingreso, las cualesincluyen plazas para mujeres gestantes o con niños menores de tres años(a los que se garantiza el cuidado mientras la madre se encuentra entratamiento), y otras 20 plazas en régimen de centro de día.

Estos centros son atendidos constantemente por profesionales sanitarios que proporcionan tratamiento intensivo de desintoxicación y deshabituación a pacientes graves que no pueden ser abordados ambulatoriamente y precisan de ser ingresados durante un tiempo.

Actualmente, el perfil del drogodependiente es un hombre soltero entre 30 y 50 años con estudios y nivel socioeconómico medio. En general, no tiene problemas judiciales y vive de forma estable en una vivienda.