Más de 130 personas con discapacidad intelectual pueden quedarse sin trabajo tras el desastre del vivero La Veguilla  de Villaviciosa de Odón

La Veguilla  de Villaviciosa de Odón
La Veguilla  de Villaviciosa de Odón |La Veguilla

La Asociación la Veguilla, que atiende a 130 personas con discapacidad intelectual en el Centro Especial de Empleo de Villaviciosa de Odón para la producción de planta ornamental desde hace más de 40 años, pide ayuda.

La nieve caída ha hundido los invernaderos y los umbráculos. Las bajas temperaturas, que han llegado a registrar hasta 14 grados bajo cero, han congelado casi toda la planta. En menos de dos días se ha venido abajo el trabajo que estas personas han venido desarrollando durante años.

La Veguilla  de Villaviciosa de Odón |La Veguilla

El vivero de La Veguilla tenía 15.000 metros cuadrados cubiertos en forma de invernaderos o umbráculos en el término municipal de Villaviciosa de Odón. El 80% de los umbráculos está inservible. El 40% de los invernaderos ha sido aplastado literalmente por la borrasca Filomena.

En el otro vivero que la asociación posee en Aranjuez, de los 14.000 metros cuadrados cubiertos, 4.000 han caído al suelo y los 10.000 restantes tienen daños estructurales que requerirían una completa reposición.

"El problema no es el destrozo sino el futuro para nuestros chicos porque nos hemos quedado sin espacio parta trabajar"

El secretario general de esta asociación, Alonso Mencos, afirma que "el problema no es el destrozo sino el futuro para nuestros chicos porque nos hemos quedado sin espacio parta trabajar"

En el 30% de los casos, han quedado dañadas muchas de las mesas de cultivo y la maquinaria complementaria. La asociación está valorando el cierre total de la empresa si no consigue ayuda para volver a ponerla en marcha.

La Veguilla en Villaviciosa de Odón |La Veguilla

La asociación opera también una residencia donde viven 33 personas con discapacidad intelectual. Una gran parte de ellos trabaja en el vivero y el resto está en régimen de Centro Ocupacional. En estos momentos, todos los que pueden están ayudando a despejar la nieve y a distribuir la sal que acaba de traer el ayuntamiento para reducir el riesgo de accidentes y caídas.

La asociación solicita ayuda pública y privada para mantener esta obra social de formación e integración social y laboral de personas con discapacidad. De momento, según ha comentado su secretario, sólo han respondido los socios y padres de los trabajadores para realizar aportaciones económicas u ofrecerse en otras labores.