Tres detenidos por violencia de género este fin de semana en Madrid

Policía municipal de Madrid
Policía municipal de Madrid

La Policía Municipal de Madrid detuvo el pasado fin de semana a tres individuos por amenazar y/o golpear a sus parejas, dos de ellas en el distrito de Puente de Vallecas y uno en el distrito de Salamanca.

El primer arresto ocurrió el viernes, cuando los policías fueron avisados de que una mujer estaba siendo amenazada por su pareja en su piso. Al llegar al lugar la mujer explicó que el día anterior discutió en presencia de su hija menor de edad y él le respondió: "Te voy a matar, hija de puta, por estar con otro". En el momento de las amenazas, la víctima se encontraba chateando con un familiar cuando llegó su pareja, llegando a forcejear al intentar el detenido arrebatarle el móvil.

La segunda de las detenciones se produjo cuando los agentes de la Unidad de Distrito, en patrullaje preventivo, recibieron el aviso de su emisora comunicando que una mujer estaba siendo amenazada en su piso. Al llegar al domicilio, los agentes escucharon gritos desde la vía pública.

En el portal se encontraba la víctima, muy alterada, que manifestó que al volver su pareja de la calle, en estado bastante ebrio, le insultó con palabras como "Eres una perra que no vales para nada, no aportas nada y mejor que no estuvieras aquí", mientras que la empujaba y agarraba por el cuello, dejando marcas de arañazos en el cuello. El detenido reconoció que había discutido con su mujer y la había agarrado del cuello.

El último caso de violencia de género tuvo lugar en el distrito Salamanca. Los agentes fueron requeridos por dos agentes de movilidad que se encontraban en el lugar. Estos se encontraban con la víctima, el agresor y una testigo. Esta manifestó cómo el detenido gritó y pegó a la mujer, interviniendo en la discusión para impedir que siguiera pegando a su mujer.

Ambos intentaron marcharse por la boca del metro, pero la testigo convenció a la víctima que se quedara y avisara a la Policía, momento en el que pasó una patrulla de agentes de movilidad. A la llegada de los agentes, el agresor reconoció haberla pegado, pero alegó "que en su país es considerado como una muestra de cariño". La víctima manifestó su intención de denunciar.

Los tres individuos detenidos este fin de semana están acusados de presuntos delitos de violencia de género. Fueron trasladados a dependencias policiales y puestos a disposición judicial.