Dos detenidos por vender más de 4 kilos de oro en joyas robadas en asaltos a domicilios

Agentes de la Policía Nacional ha detenido a dos individuos por vender más de 4 kilos de oro en joyas robadas procedentes de ocho robos con fuerza perpetrados en domicilios ubicados en varias provincias españolas, como Madrid, A Coruña y Santander. Según ha informado Jefatura Superior de Policía en un comunicado, se estima que en apenas cuatro meses los arrestados obtuvieron un beneficio económico de alrededor de 100.000 euros ya que las piezas recuperadas en dos establecimientos de compraventa y dos fundiciones tenían un peso aproximado de 4 kilos de oro y 2 kilos de plata.

Los autores actuaban de forma conjunta y mientras uno simulaba ser cartelero de un establecimiento de compro oro encargándose de obtener la mercancía, el otro aportaba su documentación a la hora de efectuar la venta. La investigación se inició a principios del mes de junio cuando los agentes tras efectuar un control en un establecimiento de compraventa de metales preciosos, detectaron que un mismo individuo había efectuado 18 ventas de piezas en un periodo de tiempo "muy corto".

Tras analizar la documentación aportada por el establecimiento los agentes descubrieron que la persona que supuestamente había realizado la venta vivía en una residencia de ancianos, por lo que los investigadores dedujeron que podría tratarse de un "testaferro utilizado para ocultar la verdadera identidad del vendedor". Tras intervenir las piezas que todavía se encontraban en el establecimiento de compra venta, los agentes determinaron que habían sido sustraídas en ocho robos con fuerza en domicilios ubicados en A Coruña, Santander y Madrid.

En las pesquisas, los agentes descubrieron que el presunto autor de la venta de la piezas siempre acudía acompañado de otra persona que simulaba ser "cartelero" y trabajar en un establecimiento de los conocidos como 'compro-oro'. Sin embargo este individuo no se encontraba en nómina en ninguno de los establecimientos dedicados a este tipo de transacciones sino que se dedicaba a recibir piezas sustraídas mientras simulaba ser cartelero en la Puerta del Sol.

LA INVESTIGACION CONTINUA

El modus operandi era siempre el mismo, pues este hombre contactaba con individuos de la zona, que le proporcionaban las piezas robadas y a continuación acudía a los establecimientos acompañado de otro varón también detenido, cuya función se limitaba a aportar su documentación para la venta de las piezas.

A finales de junio ambos individuos fueron detenidos como presuntos autores de un delito continuado de receptación y posteriormente fueron puestos a disposición de la Autoridad Judicial. Los agentes continúan con la investigación y no se descartan nuevas detenciones.