Tres detenidos en dos reyertas en Puente de Vallecas esta madrugada

Policía Municipal
Policía Municipal

La Policía Municipal ha detenido a última hora de la pasada madrugada en el barrio de Puente de Vallecas a tres jóvenes, ninguno de nacionalidad española, en dos reyertas distintas, dos de ellos por participación en riña tumultuaria con amenazas y otro por un delito de lesiones, aunque leves.

La primera reyerta ha tenido sobre las 5.40 de este sábado en la calle Peña Corbea, cuando el portero de una discoteca reprochó a dos jóvenes que ya estaban dentro que no podían estar en el interior del local portando prendas con signos de bandas latinas, tras lo cual se enfrentaron a este empleado y salieron corriendo cuando los testigos llamaron a la policía.

Los agentes los localizaron en una calle cercana y los detuvieron por amenazas y participación en riña tumultuaria, aunque no encontraron las armas que estos jóvenes portaban, según había asegurado el portero del local.

La segunda riña se inició hacia las 5.47 frente a una discoteca en la calle Cerro Garabitas y, cuando llegaron los agentes, varios testigos aseguraron que un hombre había apuñalado a un joven y se había dado a la fuga, tras lo cual los policías encontraron al agredido en las cercanías, con la camisa ensangrentada y heridas en el cuello por objeto punzante, según fuentes policiales.

El agredido fue atendido por el SAMUR-Protección Civil y dado de alta en el lugar, ya que solo presentaba erosiones, han dicho a Efe fuentes de este servicio de emergencias.

Según la víctima, la pelea se originó a la salida de la discoteca en la calle Cerro Garabitas, cuando el atacante, que dijo ser trinitario, le pidió cinco euros y, ante la negativa de la víctima, se puso en actitud violenta y le atacó.

El agresor, que se dio a la fuga, fue encontrado por los agentes en la Avenida la Albufera y llevado a comisaría por la Policía Nacional por un presunto delito de lesiones.

Los tres detenidos en ambas reyertas, que han sido presenciadas por testigos, son nacidos entre los años 1998 y 1999, y en ninguno de los casos se encontró las armas que presuntamente portaban los agresores, según fuentes de la Policía Municipal.