Ocho detenidos por estafar 1,8 millones con el timo de las cartas nigerianas

La Policía libera a una joven retenidas por sus hermanas para que ejerciera la prostitución
La Policía libera a una joven retenidas por sus hermanas para que ejerciera la prostitución

La Policía Nacional ha detenido a ocho personas a las que acusa de estafar más de 1,8 millones de euros a ciudadanos de varios países mediante el timo de las "cartas nigerianas", consistente en ofrecer el supuesto dinero de una herencia a cambio de un pago por parte de la víctima. Según ha informado la Dirección General de la Policía en un comunicado, hay decenas de víctimas en Reino Unido, Alemania, Francia Eslovaquia, Rumanía, Suecia y China que creyeron que podrían obtener una herencia millonaria si hacían previamente una serie de pagos.

FUENLABRADA Y ARANJUEZ

Los arrestados son originarios de Nigeria y Liberia, y están acusados de realizar envíos masivos con estas falsas ofertas desde las localidades madrileñas de Fuenlabrada y Aranjuez y desde Valencia, en las que finalmente han sido detenidos.

La investigación comenzó en agosto de 2012, cuando la Policía detectó que se estaban enviando cartas desde Madrid y Valencia en las que se informaba a los receptores de que podían ser beneficiarios de un importante legado.

Aseguraban que habían localizado una herencia cuantiosa que estaba bloqueada y que, gracias a la coincidencia de apellidos entre el fallecido y el destinatario de las misivas, podían conseguir que le nombraran heredero, siempre que ingresase dinero para sufragar los gastos de tramitación necesarios.

Para ganarse la confianza de las víctimas organizaban reuniones en Madrid y Valencia en las que mostraban baúles llenos de dinero, aunque en realidad sólo algunos billetes eran reales.

Finalmente la Policía detuvo a cinco personas en Fuenlabrada, a una en Aranjuez y a dos en Valencia, y efectuó cuatro registros en los que los agentes intervinieron, entre otros efectos, siete ordenadores, 27 teléfonos móviles, un gran número de tarjetas de telefonía, tarjetas de crédito, chequeras y libretas bancarias de distintas entidades de crédito.

Los detenidos están acusados de estafar 1,8 millones de euros, aunque se estima que la cifra es mayor porque muchos afectados no han interpuesto denuncia.