Cinco detenidos durante los altercados en la marcha de los taxistas en Madrid

La manifestación de taxistas convocada por varias asociaciones gremiales para protestar este viernes contra la Ley de Ordenación del Transporte ha finalizado con la detención de cinco personas y varios incidentes con compañeros que no secundaban la protesta.

En diferentes puntos de la misma, que partía a partir de las 11 horas del Paseo de la Castellana a la altura del Ministerio de Fomento y finalizaba horas más tarde frente al Ministerio de Economía en la Plaza de Cuzco, varias personas que participaban en la protesta han detenido a taxistas que prestaban servicio y que circulaban por calles aledañas a la marcha.

En estos casos, obligaban a detener el vehículo y tras rodearlo, lo golpeaban, destrozando ventanas, retrovisores y las puertas del taxi. En una ocasión han llegado a rociar el transporte con gasolina. Ninguno de los conductores, que eran increpados por los manifestantes, ha resultado herido en los percances.

Así, los servicios de asistencia sólo han tenido que atender a una persona, un varón de mediana edad, que se encontraba en la manifestación y que ha sido trasladado al Hospital Clínico tras sufrir un mareo por calor, según ha informado a Europa Press un portavoz de Emergencias Madrid.

AGRESIONES A LOS VEHICULOS

La marcha transcurría sin ningún tipo de incidente por el Paseo de la Castellana cuando, una vez superado el paso elevado de la calle Raimundo Fernández Villaverde, los manifestantes han observado que por él circulaban varios compañeros que no secundaban la marcha.

Tras increparles desde abajo, un grupo de unas cincuenta personas han corrido hacia el final del paso para cortar la vía y detener a estos compañeros. Al llegar varios furgones policiales este grupo se ha dispersado, aunque se han producido varios conatos de carga policial. Los agentes se han llevado detenido a una persona en este punto.

Según ha informado un portavoz de la Jefatura Superior de Policía, los cinco detenidos son "los principales responsables de los actos vandálicos" sucedidos en la mañana. Todos ellos han sido trasladados a la Brigada Provincial de Madrid, donde se espera que tomen declaración. En principio se les imputa los daños causados en los vehículos.

Tras estos incidentes, la manifestación ha proseguido su marcha rodeado de un amplio despliegue de agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP), lo que no ha evitado que más adelante, a la altura de la calle Sor Angela de la Cruz, otro taxista haya sido detenido y golpeado por otro grupo de manifestantes.

Los agentes, que han impedido con su llegada que los manifestantes siguieran golpeando el taxi a pesar de las peticiones de otros manifestantes y viandantes de que no se agrediera al vehículo, han instado al taxista afectado a denunciar los hechos, que al producirse en el marco de una manifestación autorizada y con organizaciones convocantes, podría recaer en estas mismas los hechos delictivos, según han dicho.

TENSION FRENTE AL MINISTERIO

Tras llegar al Ministerio de Economía, donde estaba previsto que finalizara la protesta, varios centenares de manifestantes han permanecido frente a la sede ministerial en el Paseo de la Castellana ante la imposibilidad de acceder por la calle Alberto Alcocer, cortada por medio centenar de antidisturbios desplegados entre furgones.

Los manifestantes han increpado a los policías y han proferido proclamas tales como "¿Dónde está vuestra paga?", "No nos mires,únete", "El taxi, unido, jamás será vencido" o "Esto nos pasa, por un Gobierno facha".

Los agentes han tratado de dispersar sin éxito a los manifestantes en varias ocasiones. Sin embargo, en un momento dado, varios participantes han traspasado el cordón policial para pedir la liberación de un compañero detenido. En ese momento, sin que se produjera ninguna carga, se ha registrado la detención de otra persona.

Finalmente, la Policía ha obligado a los taxistas a retirarse del Ministerio de Economía sobre las 14.15 horas, llegando a acompañar varios metros a los últimos manifestantes. Con ello, se ha dado por finalizada la manifestación del sector.

RECLAMAN AL GOBIERNO QUE DE MARCHA ATRÁS Y MANTIENEN LAS PROTESTAS

Taxistas de toda España han exigido hoy en Madrid que el Gobierno central desista de la intención de suprimir la actual limitación que permite la actividad de un vehículo de arrendamiento con conductor (VTC) por cada 30 taxis. Unas 15.000 personas, según los organizadores, han secundado la protesta, que ha concluido a las 13.30 horas frente a los Ministerios de Industria y Economía.

A su término, los manifestantes han avisado de que el paro nacional convocado para el próximo día 1 que "bloqueará Madrid", incluirá el aeropuerto y las principales estaciones.

En la manifestación han participado profesionales de Madrid, Andalucía, Aragón, Valencia, Murcia, Castilla y León y Castilla-La Mancha.

Durante la marcha, que se ha desarrollado a lo largo de unas dos horas entre sonidos de bocinas y pitos, se han escuchado consignas como "taxi cargado, taxi apaleado" o "el taxi unido jamás será vencido". También han podido verse pancartas que decían 'Cuidamos a nuestros usuarios', "Rajoy cumple tu compromiso con el taxi", "Manos arriba esto es un atraco" o "Por una ley nacional que no deje indefenso al sector del taxi y que proteja al usuario".

José Miguel Fúnez, taxista de Madrid, que se ha dirigido a los manifestantes con megafonía durante el trayecto, ha explicado que el proyecto de Ley de Ordenación del Transporte Terrestre (LOTT) que prepara el Ministerio de Fomento "es una tomadura de pelo" que pone en peligro a "70.000 familias" y "30.000 empleados" que "viven del taxi". Fúnez ha afirmado que la liberalización de los VTC "no tiene ninguna razón de ser" y supondrá el establecimiento de un "servicio paralelo al taxi" que les dejará "en la ruina total".

En la manifestación, José Escrivá, un taxista de Barcelona, se ha quejado de que el anteproyecto de ley "acaba con su patrimonio y con el taxi, y ha recordado que su licencia costó "125.000 euros".

Manuel de las Heras Hernández, taxista de Murcia, ha explicado que en su región la situación para el sector es complicada, ya que "hay poco trabajo por el intrusismo", porque "muchos inmigrantes" les hacen competencia "de manera ilegal".

Al término de la marcha, el presidente de la Asociación gremial del Taxi de Madrid, Julio Moreno, ha leído un comunicado en el que ha destacado que el anteproyecto de ley de Ordenación del Transporte Terrestre (LOTT), que prepara el Ministerio de Fomento, supone la liberalización del sector. Ha agregado que, con la reforma, los taxis tendrán que competir con vehículos no regulados, lo que supondrá "trabajar más horas para recaudar menos".