Seis detenidos en Madrid por robos en polígonos industriales catalanes

Detenido un hombre como autor de la muerte de su padre en Segovia
Detenido un hombre como autor de la muerte de su padre en Segovia

La Guardia Civil y los Mossos d'Esquadra han desmantelado una organización criminal que presuntamente ha cometido más de cuarenta robos con fuerza en empresas situadas en polígonos industriales de Cataluña.

En el marco de esta operación, denominada "Jarama", han sido detenidas ocho personas de origen albano-kosovar -seis de ellas en Madrid, una en Navàs (Barcelona) y una en Benalmádena (Málaga)-, según una nota del Ministerio del Interior.

También se han llevado a cabo cuatro registros domiciliarios, en los que se han intervenido herramientas, prendas utilizadas para cometer los robos, material electrónico, equipos portátiles de transmisión, dinero y documentación falsa.

Las investigaciones comenzaron a finales del pasado año tras el análisis de la documentación intervenida a otra organización criminal desarticulada.

A partir de esta información, el Equipo Contra el Crimen Organizado (ECO) de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil con sede en Alicante, tuvo conocimiento de la existencia de un grupo delictivo asentado en Madrid, que habitualmente se desplazaba a Cataluña para cometer su actividad ilícita.

Tras la identificación y localización de todos los miembros de la banda y de sus lugares de residencia, se produjeron los ocho arrestos y los cuatro registros domiciliarios.

Los detenidos, que cuentan con numerosos antecedentes policiales y judiciales por hechos similares, residían en Madrid y se desplazaban a la zona donde cometían los robos en vehículos de alquiler contratados con documentación falsificada.

Una vez seleccionado su objetivo, efectuaban un reconocimiento de los exteriores, alarmas y otros sistemas de seguridad, vías de escape y horarios de actividad.

Accedían al interior de la nave o local mediante la práctica de un butrón o forzando de puertas o ventanas para apropiarse del dinero o los objetos de valor que pudieran encontrar.

Los investigadores perdieron la pista al grupo en diversas ocasiones debido a que con frecuencia sus miembros cambiaban de domicilio o se ausentaban de España durante algún tiempo, trasladándose a sus países de origen.

La investigación, dirigida por el Juzgado de Instrucción número dos de Torrevieja (Alicante), ha estado a cargo del Equipo Contra el Crimen Organizado (ECO) de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil con sede en Alicante y la Unidad Central de robos con fuerza de los Mossos d'Esquadra, con la colaboración de la Policía Municipal de Madrid.