El juez decano dice que "se superó con creces" el aforo permitido en el Arena

El juez decano de Madrid, José Luis González Armengol, ha asegurado este viernes que el aforo de la fiesta del Madrid Arena --en la que fallecieron tres jóvenes mientras que otras dos permanecen ingresadas-- "superó con creces lo legalmente permitido".A eso ha añadido que de los hechos se podrían derivar "posibles responsabilidades civiles, tanto por parte de la empresa organizadora como subsidiariamente por parte de la Policía Municipal". Por su parte, el vicealcalde de Madrid, Miguel Angel Villanueva, aseguró ayer que, según la información recopilada, no hubo exceso de aforo dado que Madrid Arena cuenta con una capacidad de 10.600 localidades y la organización de la fiesta comunicó que vendió 9.650 entradas para el evento.

En una rueda de prensa improvisada en los Juzgados de Plaza Castilla, Armengol ha apuntado que, conforme a las fotos vistas en Internet, "el aforo de la fiesta ha podido superar con creces el permitido" y ha señalado que los jóvenes "estaban completamente pegados". Así, ha llegado a afirmar que había "cuatro personas por metro cuadrado, es decir, una persona por baldosa". Armengol ha explicado que su hija estuvo en la fiesta y pudo ver en primera persona las aglomeraciones y las personas que caían.

Respecto a la investigación judicial, el decano ha señalado que puede ser "compleja" porque hay que analizar los testimonios relativos al tema de las bengalas, del que ha dicho que "ha podido ser un elemento causal fundamental". "Ha podido ser una concausa, es decir, un cúmulo de circunstancias", ha explicado.

LA BENGALA COMO DETONANTE

"La persona desalmada que lanzó la bengala ha podido propiciar las aglomeraciones", ha añadido después de apuntar que los mecanismos de evacuación "tienen que estar previstos desde el inicio". Es por eso por lo que ha insistido en que el tema fundamental en el que se está centrando el caso es en la "falta de seguridad", con la presencia en la fiesta de "menores de edad y más gente de la permitida legalmente".

De este modo, Armengol ha recordado que la Policía Municipal "tiene la competencias ya que hay ordenanzas en materia de espectáculos públicos". "Estamos hablando de ilícitos administrativos por faltas muy graves. Todo ello ha propiciado una infracción legal. Ya hay diligencias por tres muertes y se verá si son intencionadas por incumplimiento grave en materia de seguridad o por imprudencia", ha apostillado.

A continuación, el juez decano de Madrid ha aseverado que se podrían desprender "responsabilidades civiles", siempre hablando desde la presunción de inocencia. "La primera de la empresa organizadora, y ya subsidiariamente de la Policía Municipal", ha añadido después de apuntar que existe la obligación de hacer las comprobaciones oportunas para ver si se cumplían las medidas de aforo. Es por eso que considera que podría haberse producido una "infracción muy grave en la Ley de Espectáculos".

En cuanto a los menores que supuestamente se colaron en la fiesta, Armengol ha remarcado que la principal responsable es la empresa, la que tiene el encargo de contratar la seguridad en el edificio. También ha afirmado que "esta tragedia podría haber sido mayor en el caso de que se hubiera suspendido la fiesta". "Fue una decisión ajustada por la magnitud que hubiera sido el desastre. La decisión fue muy acertada y evitó males mayores", ha remarcado.

CIENTOS DE JÓVENES ACCEDIERON SIN ENTRADA AL RECINTO, SEGÚN LA INVESTIGACIÓN

Cientos de jóvenes accedieron al recinto del Madrid Arena sin entrada y en el momento en el que el músico y DJ Steve Aoki, principal atracción de la fiesta de Halloween, en la que murieron tres chicas, comenzó su actuación. Así lo han asegurado fuentes de la investigación, que han señalado también que en el lugar donde se produjo la avalancha se han encontrado los restos de una bengala, una de las causas que pudo contribuir a la huida descontrolada de los jóvenes.

Las mismas fuentes han explicado que, según se desprende de las investigaciones llevadas a cabo hasta ahora, en torno a las tres de la madrugada del jueves comenzó la actuación del DJ y fue en ese momento cuando se produjeron dos grandes movimientos de personas que confluyeron en el pasillo central.

Por un lado, un gran número de jóvenes que desde la pista central quería acceder a las gradas para ver mejor a Steve Aoki y, por el otro, cientos de personas que estaban fuera del recinto y que nada más empezar la actuación accedieron sin entrada y de forma descontrolada sin que la seguridad pudiera evitarlo. Los dos grupos confluyeron en el pasillo central, chocaron entre ellos, formaron un tapón y se produjo la avalancha que, además, agravó cuando una persona encendió una bengala en esa misma zona.

Una estampida de la que muchos de los asistentes a la fiesta ni siquiera se percataron. De hecho, la música continuó mientras la Policía comenzó a desalojar poco a poco el recinto para evitar males mayores. La Policía trabaja en la identificación de la persona que prendió la bengala, a la vez que supervisa las grabaciones de las casi cien cámaras de seguridad instaladas en el recinto y toma declaración a testigos del suceso, responsables de la empresa organizadora del evento y familiares de las víctimas.

EL JUZGADO 51 ABRE DILIGENCIAS

El Juzgado de Instrucción 51 de Madrid ha abierto diligencias previas por los hechos sucedidos en el Madrid Arena, como ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) a través de un comunicado. La noche de los hechos la Comisión Judicial al completo (magistrado, secretario judicial, fiscal de guardia, médico forense) acudió al lugar cuando se cursó el correspondiente aviso. Una vez allí se procedió al levantamiento de dos cadáveres, según marca el protocolo legal. Una tercera persona falleció en el hospital.

LA POLICÍA VISIONA LAS CÁMARAS

Agentes del Grupo V de Homicidios de la Jefatura Superior de Policía de Madrid están visionando las cintas de las cámaras que apuntaban al pasillo del Madrid Arena donde se produjo la avalancha durante la fiesta de Halloween que acabó con la vida de tres chicas y ha dejado en estado crítico a otras dos. Según la Jefatura Superior de Policía, el visionado de las grabaciones que esa noche registraron las cámaras del Madrid Arena se va a limitar a aquellas que apuntan al lugar exacto de la tragedia, ya que "está muy localizado" y en otros puntos del recinto ni siquiera se enteraron de lo que ocurrió.

Los agentes tratan de confirmar a través de esas imágenes la hipótesis de que la avalancha se produjo por el lanzamiento de una bengala y petardos y que supuestamente causó el pánico entre las personas agolpadas en un pasillo que comunica la pista con las escaleras de acceso a un piso superior.

La tarea principal de los investigadores con el visionado de esas cintas es la de conocer por tanto el motivo de la avalancha y al presunto o presuntos responsables de provocarla. Desde ayer, también están interrogando a personal del Madrid Arena y a jóvenes que asistieron a la fiesta de Halloween para averiguar las circunstancias en que se produjo la avalancha.

El titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, que se encontraba de guardia cuando ocurrieron los hechos, se ha hecho cargo de las diligencias de investigación. tiene el camino completamente despejado para alzarse con los 270 votos del Colegio Electoral que definirán al ganador de la contienda el próximo martes.