La crisis amenaza la supervivencia de los porteros de fincas

PORTEROS_2011129V0.wmv

Cada vez son menos y es que la crisis está dejando en peligro de extinción una de las profesiones más tradicionales, la de portero de viviendas.

Hoy día son muy pocos los que quedan, contratar a una mujer de la limpieza por horas acaba saliendo más barato.

La crisis está obligando a muchas comunidades de vecinos a prescindir del portero. En su lugar, optan por señoras de la limpieza o conserjes, que no tienen vivienda en el edificio y realizan las mismas funciones.

"Me encargo de la limpieza, del control de los vehículos en el garage, de las puertas de entradas y salidas del edificio" nos cuenta Luis.

Es más económico, porque así pueden alquilar la vivienda que ocupaba, y así repercute postivamente en el recibo de la Comunidad. "Depende del número de propietarios que vivan en el inmueble" nos dice un vecino. "En las cuentas a final del año, desde luego que se nota" nos cuenta otro.

Otra de las razones de que el portero de finca sea una especie a extinguir, son las nuevas comunidades de vecinos, integradas por varios portales con zonas comunes.

"Lo que demandan es una labor 24 horas, control de accesos, limpieza, jardinería" nos cuenta uno de los propietarios.

Para los nuevos barrios, la figura del portero se queda vieja.