Desde que se crearon en 2004 han atendido a más de 100.000 madrileños

La demanda de atención en los centros de apoyo a las familias se dispara. El año pasado ayudaron a veintidosmil familias, casi el doble que en 2009

Ana Botella ha inaugurado hoy las instalaciones de uno de estos centros, en el distrito de Latina. Prestan apoyo psicológico, asesoría jurídica, mediación y formación, no solo cuando hay un conflicto de pareja. También ayudan a pasar duelos o a tratar los problemas con hijos adolescentes.

La demanda de atención en los Centros de Apoyo a las Familias (CAF) del Ayuntamiento de Madrid no deja de crecer. Creados en 2004, los CAF son dispositivos especializados en la prevención de conflictos y violencia en el seno de la familia y ofrecen mediación, atención psicológica, asesoramiento jurídico y formación entre otros servicios. La alcaldesa, Ana Botella, -que ha visitado hoy con la delegada del Área de Familia y Servicios Sociales, Lola Navarro, la nueva sede del CAF 7, ubicado en Latina, y el Punto de Encuentro Familiar del mismo distrito- ha explicado que en los tres últimos años el número de familias atendidas en estos dispositivos ha aumentado un 35,6% hasta llegar en 2012 a las 22.218, prácticamente el doble que en 2009.

La alcaldesa ha señalado que estos equipamientos, por los que han pasado desde su creación más de 100.000 familias madrileñas, significan una oportunidad para aquellas que atraviesan problemas. "Todas las familias sufren cambios y todas las familias tienen conflictos en un momento u otro. Pero los problemas, en gran medida, pueden prevenirse y, cuando surgen, pueden resolverse desde el diálogo y el respeto", añadió.

El perfil medio de los usuarios de los CAF es mujer (67%), de 25 a 44 años, de origen español, que proviene de familias nucleares, pero con un alto porcentaje de familias mononucleares, con uno o dos hijos (56%) y mayoritariamente con estudios de secundaria. Las de origen inmigrante han ido disminuyendo en los dos últimos años, pasando de un 29% en 2010 a un 20% en 2012.

BENEFICIARIOS DIRECTOS

Respecto al número de beneficiarios directos, los siete CAF municipales atendieron en 2012 a cerca de 30.000 personas, 24.007 adultos y 5.756 menores. Los motivos por los que acudieron son por relaciones de pareja (20,79%), relación con hijos hasta los 6 años (10,68%) y hasta los 19 años (20,19%), relación con hijos de entre 20 y 30 años (2,27%), con mayores de 30 años (3,66%) y por otras relaciones familiares (8,43%). Las intervenciones pueden ser individuales, de pareja, familiares o grupales, y el número total de profesionales que las llevan a cabo es de 68: 40 psicólogos, 7 trabajadores sociales, 7 abogados y 14 administrativos.

Los mediadores de los CAF también atienden el Punto de Información de Mediación en los Juzgados de familia de Madrid (PIM), donde acuden parejas que optan por reconvertir procesos contenciosos en trámites consensuados. 423 parejas recurrieron a los PIM en 2012.

La alcaldesa también ha visitado el Punto de Encuentro Familiar situado en Latina, uno de los tres que funcionan en la ciudad de Madrid. Aquí acuden familias con menores cuando por separación, divorcio o por acogimiento familiar el grado de conflictividad impide o dificulta el régimen de visitas. Ofrecen un entorno neutral para las visitas atendido por psicólogos, abogados y trabajadores sociales. En 2012 los tres PEF municipales atendieron 601 casos.

"Tratamos de ofrecer a las familias un lugar de escucha y acompañamiento, apoyar su capacidad de adaptación, de crecimiento y de generar bienestar para todos sus miembros", indicó Ana Botella.

SERVICIOS MUY VALORADOS

El coste de estos dispositivos asciende a 2,7 millones anuales. Para prestar el mejor servicio, subrayó la alcaldesa, el Ayuntamiento evalúa, a través de sondeos regulares, los programas para adaptarlos a las nuevas necesidades y demandas de los ciudadanos. En el 90% de las encuestas los usuarios califican los Servicios de Atención familiar y Mediación de "muy o bastante satisfactorios", valorando significativamente el trato recibido y la atención profesional, y también el 85% considera "muy útil" la formación recibida.

Los datos revelan, concluyó la alcaldesa, que "trabajamos en la dirección adecuada y seguiremos haciéndolo para seguir siendo un apoyo para las familias madrileñas, el mejor agente de cohesión e integración social".