Cinco contusionados en el quinto encierro de San Sebastián de los Reyes

El quinto encierro de las fiestas de San Sebastián de los Reyes se ha saldado con cinco contusionados muy leves, tras una carrera de un minuto y 46 segundos protagonizada por reses de Victoriano del Río y con una afluencia de unos 3.500 corredores.

El coordinador de Protección Civil, Pedro Martínez, ha hecho un balance "muy positivo" de esta penúltima carrera, ya que todas las lesiones han sido muy leves y no se ha tenido que realizar ningún traslado a los hospitales de campaña, sino que los heridos han sido dados de alta en el mismo lugar.

El director técnico del encierro, Eduardo Flores, ha calificado la carrera de "muy bonita, muy armónica y especialmente rápida", ya que el recorrido de la manga se ha completado en un minuto y 35 segundos, y después las reses han entrado sin problemas a los corrales.

Los animales han ido "con buen ritmo" y bastante compactados, excepto uno de los toros que se había estado "pegando" con otras reses minutos antes del comienzo del encierro, por lo que ha salido "más explosivo" que los demás y "buscando a gente", según ha dicho.

En esta ocasión, y a diferencia que en los encierros del año pasado, los toros no han chocado contra las talanqueras, gracias a una resina que la organización ha aplicado en el suelo, permitiendo a los corredores disfrutar de un mayor ritmo en la carrera.

La concejala de Festejos, Tatiana Jiménez, ha celebrado la mayor afluencia de asistentes durante el fin de semana y ha concretado que se trata de un público más familiar, que "se queda a disfrutar del resto del día en San Sebastián de los Reyes".

La localidad celebrará mañana el último encierro de sus fiestas patronales con reses de Castillejo de Huebra.

En los cuatro encierros anteriores se han registrado un total de veintidós heridos leves que ya han recibido el alta médica, mientras que un corredor que permanece ingresado en el hospital La Paz tras sufrir un traumatismo craneoencefálico grave en el encierro del miércoles por el que permanece en observación.

Además, otro corredor tuvo que ser escayolado tras el encierro de ayer, aunque en las próximas semanas requerirá una intervención; y esta mañana una participante ha tenido que ser operada en la plaza, al sufrir lesiones internas de importancia en una pierna tras recibir una cornada sin perforación.

Los encierros de este año -que comienzan por primera vez a las once de la mañana en lugar de a las ocho- cuentan con un dispositivo de seguridad reforzado, coincidiendo con el repunte de muertes en encierros de este verano, con alrededor de 400 efectivos entre miembros de la policía, voluntarios de protección civil y sanitarios.

ESTE DOMINGO, ÚLTIMO ENCIERRO DE LA 'PAMPLONA CHICA'

Por otra parte, San Sebastián de los Reyes celebrará este domingo el último de los seis encierros de sus fiestas del Cristo de los Remedios, conocidos como 'los de la Pamplona chica', con reses de la ganadería Castillejo de Huebra.

Por la tarde continuarán los festejos taurinos con una corrida de rejones, protagonizada por Leonardo Hernández, Fermín Bohórquez y Manuel Manzanares.

En los cinco encierros celebrados hasta el momento se han registrado 27 heridos leves por abrasiones y caídas que ya han recibido el alta médica; mientras que un corredor permanece ingresado en el hospital La Paz tras sufrir un traumatismo craneoencefálico grave en el encierro del miércoles.

Además, otro corredor tuvo que ser escayolado tras el encierro del jueves, aunque en las próximas semanas requerirá una intervención; y ayer una participante tuvo que ser operada en la plaza, al sufrir lesiones internas de importancia en una pierna tras recibir una cornada sin perforación.

Los encierros de este año están siendo rápidos, de menos de dos minutos de duración, y la afluencia de participantes ha sido de entre 1.200 y 3.500 corredores, con un aumento notable durante el fin de semana.

Los encierros de este año -que comienzan por primera vez a las once de la mañana en lugar de a las ocho- cuentan con un dispositivo de seguridad reforzado, coincidiendo con el repunte de muertes en encierros de este verano, con alrededor de 400 personas, entre miembros de la policía, voluntarios de Protección Civil y sanitarios.