El control de la incapacidad temporal ahorra 51 millones y casi 314.000 días

El Plan Especial de Inspección y Control de la Incapacidad Temporal (IT) puesto en marcha por la Comunidad de Madrid hace dos años ha permitido un ahorro de 51,2 millones de euros y 313.705 días de bajas laborales. Así lo ha dicho hoy el vicepresidente y portavoz del Ejecutivo regional, Ignacio González, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno.

González ha recordado que Madrid fue la primera comunidad autónoma en poner en marcha esta iniciativa con el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) para conseguir que el nivel de absentismo entre los empleados públicos de la región se adecuara a las necesidades clínicas reales y evitar actuaciones fraudulentas.

En los dos últimos años, los inspectores de Sanidad han supervisado las bajas por incapacidad temporal de los 165.877 trabajadores que forman parte de las Consejerías de Cultura y Deporte, Presidencia y Justicia, Economía, Educación, Medio Ambiente, Sanidad y Asuntos Sociales.

En concreto, durante el pasado año se revisaron 44.683 procesos de incapacidad temporal, citando a inspección a 4.707 casos, con 7.090 altas dadas o instadas por la Inspección, lo que supuso un ahorro de 23,6 millones de euros al Gobierno regional.

Este Plan de Control, puesto en marcha en las Consejerías de Sanidad y Asuntos Sociales, se amplió en 2011 al resto de Consejerías.

En el caso de la de Sanidad, se han estudiado las incapacidades temporales de los 80.440 profesionales del Servicio Madrileño de Salud (Sermas) y los 2.007 de los servicios centrales.

El resultado ha sido un ahorro de al menos 82.097 días en bajas injustificadas entre los trabajadores del Sermas, lo que supone un ahorro de 21,5 millones de euros y un descenso de 4,5 días de media de baja por trabajador al año desde 2009.

En Asuntos Sociales se han logrado ahorrar con este plan 2.079.733 euros al reducirse las bajas injustificadas, lo que supone 24.544 días ahorrados.

En total, según los datos aportados hoy, sólo entre el Servicio Madrileño de Salud y la Consejería de Asuntos Sociales se han ahorrado 106.641 días, y es que a medida que disminuye el número medio de días de baja por trabajador (en Sermas ha pasado de 21,06 días en 2009 a 16,52 en 2011) disminuye el ahorro en días.

LA COMUNIDAD DE PLAZO HASTA EL JUEVES A LOS SINDICATOS PAAR FIJAR LOS SERVICIOS MÍNIMOS DE LA HUELGA

Asimismo, el vicepresidente y portavoz de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, ha asegurado este jueves que el Gobierno regional dará de plazo a los sindicatos hasta el 22 de marzo para negociar y fijar los servicios mínimos de la huelga general del 29. En caso de no alcanzar acuerdo, ha advertido de que serán decretados por el Ejecutivo autonómico. "El día 22 es la fecha tope para que podamos llegar a la fijación de los servicios mínimos. Si no existe acuerdo, el Gobierno de la Comunidad de Madrid decretará los servicios mínimos para el día 29", ha subrayado González en rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno.

El 'número dos' del Ejecutivo que preside Esperanza Aguirre ha señalado que el Gobierno regional "evidentemente" va a intentar negociar los servicios mínimos porque, entre otras cosas, viene establecido por Ley.

Por ello, ha explicado que la consejera de Presidencia, Regina Plañiol, tiene previsto reunirse con los sindicatos a estos efectos. "Espero que los sindicatos hagan un ejercicio de responsabilidad y realmente contribuyan a lo que son los servicios mínimos, que es facilitar que aquellos que quieran ejercitar su derecho al trabajo lo puedan hacer y no venir a impedir que aquellos que quieran venir a trabajar lo puedan hacer. Por eso apelamos a su responsabilidad", ha dicho.

A su juicio, es "realmente sorprendente" que los sindicatos organicen una huelga general contra un Gobierno que "acaba de llegar" y que "lleva tres meses en su responsabilidad de gestión" y ha contrapuesto esta situación al tiempo en el que estuvo José Luis Rodríguez Zapatero al frente del Ejecutivo.

"El país ha visto cómo se iba incrementando el número de parados de manera dramática hasta llegar a los 5,5 millones y los sindicatos, que presuntamente están para defender los intereses de los trabajadores, no han hecho nada y no hicieron nada porque son sindicatos que no se dedican a defender los intereses de los trabajadores si no a ser meras correas de transmisión y brazos armados de las políticas de los partidos de izquierda y anteriormente del Gobierno del PSOE", ha precisado.

Tras pronunciar estas palabras, ha opinado que esta es la razón por la que "de una manera bastante indigna" a su modo de ver "se callaban mientras el paro en este país crecía de manera desorbitada".

El vicepresidente entiende que las políticas que está poniendo en marcha el Gobierno del PP para tratar de paliar esta situación "molestan a los señores de la izquierda", motivo por el que los sindicatos hacen "una vez mas de correa de transmisión de las posiciones de la izquierda". "Es una irresponsabilidad más de estos sindicatos que siempre están en la estrategia política y no en la defensa de los derechos de los trabajadores", ha apostillado.

A renglón seguido, ha destacado que de este modo entiende que los sindicatos "se fotografíen y que vayan de la mano en todas sus manifestaciones del PSOE y de IU", aunque ha dicho que le parece "gravísimo" y que "no debería permitirse" que el líder de IU, Gregorio Gordo, se permita decir que "estará en los piquetes".

"Los piquetes son algo ilícito a la hora de defender el derecho de los trabajadores que quieran ir a trabajar. Me parece de una enorme gravedad", ha dicho, para añadir a continuación: "ya sabe todo el mundo que los sindicatos son las extensiones del PSOE e IU pero eso no les da derecho a vulnerar la legalidad y el derecho a los demás".