Los concejales madrileños se pasan al hemiciclo en el nuevo Salón de Plenos del Palacio de Cibeles

Los concejales del Ayuntamiento de Madrid se sentarán en el futuro en un hemiciclo de forma oval, aunque ubicado en un salón de plenos de planta cuadrangular. El Salón de Plenos que se construye en el Palacio de Cibeles era uno de los grandes secretos del nuevo edificio municipal pero el detalle navideño del alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, lo ha desvelado. Se abandonarán asi los bancos enfrentados de gobierno y oposición que caracterizan el actual salon de Plenos de la Casa de la Villa.

En uno de los dos tomos dedicados al Palacio de Cibeles que ha enviado el alcalde esta Navidad junto a su tradicional felicitación -esa en la que cita a Baroja para decir "Calumniado Madrid"- aparecen dos imágenes virtuales del salón de plenos que sustituirá al de la Casa de la Villa.

En esas imágenes se aprecian 71 asientos, con lo que se podría ampliar sin problemas el actual número de concejales, más otros siete en la presidencia, situada detrás del estrado para los oradores.

El ilustrador ha tenido la precaución de colocar en la recreación incluso el retrato del Rey al frente de la sala, que en otra imagen aparece coronada por una gran cubierta permeable a la luz.

En un breve texto, el libro explica que los concejales tomarán asiento en "una especie de gran aparato mueble de escaños que pretende diferenciarse claramente de lo que le rodea, como un solista invitado en un antiguo coro".

Su forma oval, añade, "además de adaptarse a la geometría y al tamaño del sitio disponible, conduciendo circulaciones y procurando las mejores condiciones de visibilidad, encierra todo el significado adherido a esa sugerente y distorsionante figura".

El nuevo Salón de Plenos, al que se describe como un "espacio de imponente escala", se ha ubicado en la antigua Sala de Batalla del Palacio de Correos diseñado por Palacios y Otamendi, "inundada ahora por una luz natural tamizada por un encamonado que es capaz de variar su intensidad"

Las áreas vinculadas al salón se encuentran tanto en el nivel inmediatamente inferior -biblioteca, "sala de pasos perdidos" y de reuniones de concejales- como a lo largo del perímetro en las plantas superiores.

En concreto, la prensa y las salas de control estarán en el primer nivel y el público en las siguientes.

El fin de las obras en el Palacio de Cibeles, que en total habrán costado unos 100 millones de euros, están previstas para el próximo mes de marzo, de modo que el nuevo salón de plenos podría estrenarse justo al final de esta legislatura o al comienzo de la siguiente, tras las elecciones del próximo 22 de mayo.

Cuando esto suceda, la Casa de la Villa comenzará a transformase en museo de la memoria de Madrid, en un proyecto de rehabilitación que contempla eliminar la primera planta, junto al viejo salón plenario, para poner en valor las vidrieras del techo del Patio de Cristales.

La Casa de la Villa continuará siendo la sede protocolaria del Ayuntamiento y en ella se seguirán celebrando actos públicos de la Corporación Municipal que se compaginarán con su nuevo uso como museo.