El nuevo complejo Canalejas, que se inaugurará en 2016, empleará a 4.800 personas

El nuevo complejo Canalejas

El denominado "Complejo Canalejas", que desarrollará el Grupo Villar Mir en un emplazamiento emblemático de Madrid y que está previsto que se inaugure en octubre de 2016, empleará a cerca de 4.800 trabajadores y alcanzará un volumen de negocio anual cercano a los 200 millones de euros.

El proyecto, que contará con una inversión total de 500 millones de euros, contempla la apertura del primer establecimiento hotelero de la cadena canadiense Four Seasons en España, un centro comercial de 16.000 metros cuadrados (m2) repartidos en tres plantas, un aparcamiento subterráneo con capacidad para 500 vehículos y un intercambiador en la calle Sevilla.

El objetivo de este complejo es rehabilitar el centro histórico de Madrid y aprovechar los siete inmuebles contiguos localizados en la calle Alcalá, la Plaza de Canalejas y la Carrera de San Jerónimo -desocupados desde hace 10 años y alguno de los cuales data de 1887- que el Grupo Villar Mir adquirió al Banco Santander en una operación por 215 millones.

Por lo que respecta a la financiación, el Santander aportará cerca de 90 de los 285 millones de financiación ajena. El resto vendrá de fondos propios.

Del total del volumen de empleo previsto para el proyecto 1.800 empleos serán temporales y 3.000 permanentes. En concreto, la fase de construcción dará empleo a cerca de 1.800 trabajadores y la de explotación a 3.000 personas (1.200 el hotel y 1.800 la galería comercial).

La puesta en marcha de este complejo coincide con el proyecto Eurovegas y con la candidatura olímpica de Madrid 2020, a cuyo servicio estará el Proyecto Canalejas, tal y como ha señalado el presidente del Grupo Villar Mir, Juan Miguel Villar Mir.

Después de la compraventa de los inmuebles, que se cerró en diciembre del pasado año, se abre un periodo de un año para la tramitación urbanística de forma que los trabajos comenzarán en octubre de 2013 y el complejo se inaugurará en octubre de 2016.

El complejo que el Grupo Villar Mir proyecta en el centro de la capital, que ha contado con la colaboración del Estudio Lamela, Garrigues y Aguirre Newman, está previsto que genere 130 millones de ingresos gracias al centro comercial, 66 millones con el hotel y 5 millones mediante la explotación del aparcamiento.

El hotel, de cinco estrellas gran lujo, tendrá una superficie de 26.000 m2, contará con 215 habitaciones, salas destinadas a banquetes y reuniones, 2 restaurantes, spa, gimnasio y piscina interior. Además, el complejo estará integrado por 35 residencias en propiedad repartidas en una superficie total de 6.000 m2.

La cadena canadiense, en la que participa el presidente de Microsoft, Bill Gates, y el Príncipe Al-Waleed bin Talal de Arabia Saudí, tiene 14 establecimientos en Europa y sus tarifas, por ejemplo en el caso de los hoteles de París y Londres, van desde los 1.000 a 5.000 euros.

Por su parte, y tal y como ha explicado el presidente de Centro Canalejas Madrid, Juan Villar-Mir Fuentes, el complejo abarcará un centro comercial y de ocio de 16.000 m2 repartidos en tres plantas.

Por el momento, la compañía no tiene cerrado ningún acuerdo con las potenciales firmas que podrían instalarse en el mismo.

LA COMUNIDAD CAMBIARÁ LA LEY PARA PERMITIR COMERCIO Y OCIO EN BIENES PROTEGIDOS

El presidente de la Comunidad, Ignacio González, ha anunciado hoy que su Gobierno presentará próximamente en la Asamblea un proyecto de modificación de la Ley de Patrimonio Histórico para compatibilizar la conservación de los bienes que gozan de protección con la explotación comercial y de ocio.

Así lo ha puesto de manifiesto González en el acto de presentación del proyecto de remodelación de la Plaza de Canalejas, que, según ha dicho, es un ejemplo de aprovechamiento económico de una manzana de edificios históricos que estaban en desuso, a la que se va a dar un uso hotelero y comercial.

El presidente no ha precisado cuando se someterá la modificación de esta Ley a la aprobación de la Cámara regional, pero ha subrayado que el objetivo es hacer "sostenible" un patrimonio que muchas veces está en desuso y darle una explotación económica que, además, ayudará a atraer la inversión y a crear empleo.