Un coche acaba empotrado en la boca de Metro de Rubén Darío

Aparatoso accidente en la calle Eduardo Dato de Madrid. Un vehículo se salió anoche de la calzada y acabó empotrado en las escaleras de la parada de Metro de Rubén Darío sin que el conductor resultara herido grave.

Según ha informado un portavoz de Emergencias Madrid, el suceso tuvo lugar sobre las 3 de la madrugada, y tuvieron que intervenir los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid porque el coche se quedó empotrado. Al parecer, el coductor, que dio positivo en el control de alcoholemia, perdió el control del vehículo.

Según ha informado un portavoz de Emergencias Madrid, el suceso tuvo lugar sobre las 3 de la madrugada, y tuvieron que intervenir los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid para sacar el vehículo. En el coche viajaba solo el conductor, que tuvo que ser atendido por efectivos del SAMUR por una "pequeña contusión" y que fue dado de alta en el lugar.

Al conductor del vehículo se le practicó la prueba de alcoholemia, dando 0,78, cuando el límite máximo permitido para conductores generales es 0,25. El conductor, un varón de 32 años, fue detenido por la Policía y una vez prestó declaración fue puesto en libertad acusado de un presunto delito contra la seguridad del tráfico, según han informado fuentes municipales.

EL ACCESO A LA ESTACIÓN QUEDARÁ CERRADO VARIOS DIAS

El acceso de la estación de Rubén Darío ubicado en la calle Almagro y donde esta noche ha acabado empotrado un turismo en las escaleras tras salirse de la calzada permanecerá cerrado "algunos días". Fuentes del suburbano han explicado a Europa Press que la colisión del vehículo ha generado desperfectos en el acceso y que, para repararlos, la entrada estará cerrada al público durante el periodo que duren estas labores.

No obstante, desde Metro recalcan que la reapertura del acceso al público se producirá previsiblemente la semana que viene. Aparte, recuerdan que la estación de Rubén Darío cuenta con tres accesos (Paseo de la Castellana, Miguel Angel y el mencionado Almagro) y dos vestíbulos.

NO ES LA PRIMERA VEZ

Por sorprendente que parezca no es la primera vez que un coche intenta colarse en el Metro de Rubén Darío. En Agosto de 2003 otro automóvil dejó el acceso completamente destrozado. Su conductor, que estaba ebrio, perdió el control, se subió a la acera y se empotró contra la boca del metro. Eso sí, entró de frente, no marcha atrás. Sólo sufrió algunos rasguños.

Y los coches también suelen darse un baño en La Fuente de Cibeles... Así lo hizo este que ven en la madrugada del pasado 5 de diciembre. Su conductor, que también dio positivo por alcoholemia, resultó ileso y se marchó en taxi a su casa, donde le esperaba la Policía.

Y si insólito es meterse dentro de una fuente, más es hacerlo en el río Manzanares. Ocurrió el 6 de marzo de 2000 desde la antigua M-30. La heroica acción del cámara de Telemadrid Jacobo Ovalle salvó la vida al conductor.

Más duro que al agua es caer a las vías del tren, sobre todo, si en ese momento pasa el Cercanías. Ocurrió en Coslada en febrero de 2013. El coche quedó colgado en la catenaria y el convoy no le golpeó de lleno. El conductor salió ileso.

Más espectacular fue el vuelo de este camión durante 30 metros desde un puente de la M-50 hasta las vías del AVE Madrid-Barcelona. El camionero falleció en el acto. Pero inigualable es el susto que se llevaron los clientes de este bar de la Ronda de Atocha, que mientras tomaban café vieron entrar un coche por la puerta. Milagrosamente no hubo heridos de consideración.