Una gran nevada no cerraría Barajas, pero reduciría su operatividad a mínimos

Una gran nevada no cerraría Barajas, pero reduciría su operatividad a mínimos