El canibalismo de los Tigres de Arkan, un episodio sin precedentes para la Policía

Los responsables de la investigación en torno a la banda criminal 'Clan Zemun', herederos de los 'Tigres de Arkan' serbios, admiten que el conocimiento de que este grupo llegó a comerse a una de sus víctimas antes de lanzar sus restos descuartizados al río Manzanares de Madrid, supone un hecho sin precedentes sobre el que ya se están investigando las causas. "Es la primera vez que nos encontramos una situación como esta", ha llegado a comentar uno de los responsables de la investigación llevada a cabo por la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía Nacional.

Desde el primer momento, los responsables policiales llamaron la atención sobre el perfil extremadamente violento de este grupo que sólo entre Serbia y Holanda habría cometido 20 asesinatos en el marco de sus actividades delictivas entre las que se encontraba también el narcotráfico, la prostitución o la trata de blancas.

Su acción más conocida fue el asesinato en el año 2003 del primer ministro serbio, Zoran Djindjic, considerado uno de los principales artífices de la caída de Slovodan Milosevic y quien propició su puesta a disposición de Tribunal Penal Internacional.

'Los Tigres de Arkan' son conocidos por su crueldad durante las guerras de los Balcanes, y que derivó posteriormente en la mafia serbia 'Clan Zemun'. El pasado mes de febrero fue detenido en Valencia el cabecilla del grupo Luka Bojovic junto a su lugarteniente Vladimir Milisavljevic y uno de los sicarios de este grupo, Sinisa Petric, alias 'Baku'.

FORMACION MILITAR

Hacen gala de una estricta formación militar en todas sus actuaciones. Tras su detención permanecieron tres días sin ingerir bebida o comida alguna, temerosos de que se les proporcionase el conocido como 'suero de la verdad', una práctica que no se aplica en España, según desveló el propio ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz.

Un grupo de 50 agentes de la Policía Nacional llevaron a cabo este miércoles una búsqueda en el río Manzanares de Madrid para localizar "restos humanos" que permitirían relacionar a miembros de la mafia serbia con un nuevo crimen. Los efectivos fueron desplegados en la zona del Puente de la Victoria, a la altura de la Avenida de Valladolid. El operativo estaba compuesto por policía científica, antropólogos forenses y miembros de inspecciones oculares. A la zona se desplazó también un laboratorio móvil de actuaciones especiales e integrantes de Grupo Operativo de Intervenciones Técnicas (GOIP), además de agentes del grupo de Seguridad Ciudadana.

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha autorizado estos trabajos de dragado en el marco de la causa que investiga a estos miembros de la mafia serbia.