'Ni una gota más', nueva campaña de la Comunidad de Madrid contra la violencia de género

La Comunidad de Madrid puso en marcha una campaña contra la violencia de género bajo el lema Ni una gota más , que se extenderá hasta el próximo 30 de noviembre.

El Gobierno de Cristina Cifuentes indicó en una nota de prensa que el lema de esta campaña dirigida a visualizar el maltrato contra la mujer utiliza el símil de un grifo que gotea. Cada gota de agua simboliza la escalada progresiva de violencia, que puede terminar con la muerte de la víctima.

Esta campaña tiene como objetivo concienciar a la población madrileña sobre la necesidad de combatir las actitudes sociales que todavía toleran y sostienen la violencia de género y quiere transmitir, además, a las mujeres que sufren una situación de este tipo que, a través del 012, pueden acceder a los diferentes recursos y servicios que la Comunidad de Madrid pone a su disposición.

272 MILLONES

Según el Gabinete de Cifuentes, esta campaña se enmarca en la Estrategia Madrileña contra el Maltrato 2016-2021, que se aprobó el pasado año y que cuenta con un presupuesto de 272 millones de euros y 160 medidas. El Ejecutivo de la Comunidad agregó que en esta estrategia se han mantenido recursos que ya existían y se han incorporado nuevas medidas.

Entre las medidas contra la violencia de género aprobadas el año pasado por el Gobierno madrileño destacan la personación de la Comunidad de Madrid en los procesos penales por muerte o agresiones graves, la realización de jornadas formativas para profesionales o el acceso de los profesionales de la red de atención al Sistema de seguimiento integral en los casos de violencia de género (Sistema VioGén).

La Administración regional cuenta con una Red de Atención Integral para las mujeres víctimas de violencia de género y sus hijos e hijas, con actuaciones y servicios en los ámbitos psicológico, social, jurídico y de integración sociolaboral.

Dicha red incluye atención especializada en centros de emergencia, centros de acogida, pisos tutelados, centros residenciales de atención a víctimas de la prostitución y la trata con fines de explotación sexual, un centro de atención a víctimas de violencia sexual (Cimascam), un programa de atención psicosocial (Programa MIRA), un centro no residencial para mujeres víctimas de trata con el proyecto Esperanza y dos centros de día con programas específicos para mujeres inmigrantes.

Asimismo, las víctimas de violencia de género también disponen del servicio de información y atención especializada 012, que anualmente recibe más de 6.000 llamadas; una red con 52 Puntos Municipales del Observatorio Regional de la Violencia de Género distribuidos por la región, que atienden a casi 12.000 personas al año, y programas que se realizan en colaboración con otras entidades para promover la integración sociolaboral de estas mujeres.