Los bomberos no hallan a los dos desaparecidos en la zona marcada por los perros de Policía

Los bomberos, tras su segunda noche de trabajo, no han hallado a los dos obreros desaparecidos en el derrumbe del edificio en obras de Madrid en las dos zonas que habían sido marcadas por los perros de la Policía. Emergencias Madrid ha explicado que gracias a la grúa se han podido quitar los elementos más inestables de la estructura y de las plantas superioes y que, a partir de ahora, se podrá avanzar "más rápido" en el desescombro al entrar "a cielo abierto"

El encargado de obra, Roberto Bello, es hermano de uno de los desaparecidos y ha contado a Telemadrid que su hermano, a quien están buscando, estaba de visita en la obra y no trabajaba en ella.

En declaraciones a los medios, el jefe de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid, Eugenio Amores, ha indicado que no han encontrado "nada" en los puntos concretos señalizados por los perros especializados en el rescate y también en la localización de restos mortales procedentes de la Policía Nacional, de la Policía Municipal y de la Asociación Unidad Canina de Rescate.

A continuación, ha explicado que empezarán a demoler con una grúa de grandes dimensiones los elementos inestables de las plantas superiores -la séptima y la sexta-, una actuación que les hará perder "tiempo", según ha reconocido, pero que "ganarán en la búsqueda" de los operarios desaparecidos, Agustín Bello Moreno, de 42 años y vecino de Parla y José María Sánchez Tejeda, de 56 años y natural de Malpartida de Plasencia (Cáceres).

RIESGO POR LOS ELEMENTOS INESTABLES

Los elementos inestables de la zona superior del edificio derrumbado, ubicado en la calle General Martínez Campos, hacen a los bomberos trabajar en una situación "de riesgo", además de obligarles a hacerlo desde el interior, algo que complica las labores.

De esta forma, ha señalado el jefe de bomberos del Ayuntamiento en el último parte oficial ofrecido en torno a las 18.00 horas, podrán trabajar "a cielo abierto" y con mayor "facilidad" para hallar a los dos obreros desaparecidos bajos los escombros.

Los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid han informado este mediodía de que prosiguen las labores de desescombro en el edificio derrumbado, de forma ininterrumpida pero con cuidado extremo ante el riesgo "inasumible" de que se desprenda una parte de escombro "absolutamente inestable". Así lo ha explicado a la prensa el jefe de guardia de los Bomberos, Rafael Ferrandis, quien ha dicho que la labor de desescombro continúa por la parte posterior al número 19 del Paseo del General Martínez Campos, en la calle Viriato, a la altura del número 64.

El suceso ocurrió hacia las 17:00 horas del martes cuando el forjado de la séptima planta del edificio en obras, en el número 19 del Paseo del General Martínez Campos, se desplomó y arrastró al de las plantas inferiores. Hay dos obreros desaparecidos, dos españoles de 42 y 56 años.

El trabajo que realizan los Bomberos en el lugar es "muy delicado y muy complicado", ha dicho Ferrandis, y ha añadido: "En algún momento tendremos que parar el desescombro porque tenemos un casetón superior absolutamente inestable y trabajar debajo de él es un riesgo inasumible".

El jefe de Bomberos ha explicado que los equipos trabajan con el brazo extensible más grande disponible en España, con unas grúas del Servicio de Disciplina Urbanística y Control de la Edificación y que hoy dispondrán de un vehículo más especial para trabajar en una zona interna. Esta maquinaria, ha dicho Ferrnadis, permite la remoción de vigas que están en altura, "como cuchillos".

Y ha añadido que medio centenar de bomberos continúa trabajando sin cesar y con la precaución necesaria "por si hubiera algún cuerpo no dañarlo". Según el jefe de guardia de los Bomberos, en algún momento del desescombro serán interrumpidas las labores para entrar los perros -de la Policía Nacional, de la Policía Municipal y de la Asociación Unidad Canina de Rescate- durante un tiempo y permitirles buscar "en absoluto silencio".

LOS BOMBEROS TRABAJAN "A MANO" RETIRANDO ESCOMBROS

Los bomberos están trabajando "a mano" retirando escombros en las dos zonas marcadas por los perros policías en las que supuestamente estarían los obreros desaparecidos. "Son dos zonas de alto riesgo y desprendimientos y hay que andar con mucho cuidado, con desescombro manual. De otras zonas están reduciendo los escombros con maquinaria haciendo camino de entrada hacia el rescate. Por tanto, dos trabajos, el de consolidación de estructuras y el de los perros atentos a ver si pueden afinar más en la posible zona de hallazgo de los obreros", ha explicado este mediodía el director de la Agencia de Seguridad y Emergencias de la Comunidad de Madrid, Carlos Novillo.

LAS FAMILIAS MANTIENEN LA ESPERANZA DE REENCONTRARSE CON LOS DOS DESAPARECIDOS

Las familias de los dos obreros desaparecidos permanecen en el lugar del suceso atentos a la tarea de los servicios de seguridad y emergencias con la esperanza de reencontrarse con sus seres queridos. Así lo ha explicado a los periodistas la sicóloga del equipo psicosocial de Samur-Protección Social, Belén Jareño, según la cual los familiares -entre catorce y quince personas- no han querido en ningún momento separarse de la zona para estar al tanto de todo lo que pasa.

Disponen de un hospital de campaña para tener intimidad, pero "ellos quieren estar fuera para ver lo que está ocurriendo en todo momento", ha precisado Jareño. La psicóloga ha indicado que algunos se enteraron del suceso cuando lo vieron por televisión, lo relacionaron con sus familiares y se empezaron a llamar unos a otros.

La labor del equipo psicosocial de Samur-Protección Civil consiste en acompañarles y escuchar sus pensamientos, sus recuerdos y sus esperanzas, ha apuntado Jareño. "Va a salir por la puerta. Es fuerte", repiten constantemente los familiares, según la psicóloga. Ha resaltado que los familiares están "muy enteros" y tienen "esperanza", aunque se dan cuenta de que pasan las horas y eso va en contra de la situación.