Los bomberos dan por extinguido el incendio de Fuenlabrada

Los Bomberos de Fuenlabrada han extinguido hoy completamente el incendio que se produjo hace dos días en una nave del polígono La Vega 2, que provocó una nube tóxica al arder 40 toneladas de virutas de magnesio y aluminio.

Fuentes del Ayuntamiento han indicado a Efe que ya se ha dado oficialmente por extinguido, aunque la Policía ha dejado la zona "perimetrada y vigilada", ya que mañana se retirará el poco material que queda en la zona.

El fuego estaba controlado horas después de originarse a las 9.22 horas del pasado sábado, pero las labores para sofocarlo por completo han sido muy complejas, ya que han utilizado maquinaria pesada para remover el material quemado, añadiendo agua para incrementar la combustión de forma vigilada y acelerar la extinción definitiva.

Respecto de los mecanismos, el jefe de Bomberos de Fuenlabrada, Víctor Manuel Fernández, ha explicado que se ha usado una sal específica para este tipo de combustible, complementada con pequeños cortafuegos y agua "pulverizada".

El primer día del incendio los vecinos de los municipios de Griñón, Humanes y Moraleja de Enmedio estuvieron confinados en sus casas durante cinco horas, debido a la nube tóxica generada al arder 40 toneladas de virutas de magnesio y aluminio.

Fuentes de Emergencias Comunidad de Madrid 112 indicaron que ya no había peligro alguno y que el fuego estaba completamente controlado.

EL CONDUCTOR DE UNA RETROEXCAVADORA SUFRE UN SÍNCOPE

Durante la extinción del incendio de Fuenlabrada, uno de los operarios ha tenido que ser hospitalizado tras sufrir un síncope. Se trata de un hombre de 45 años, conductor de una retroexcavadora que participaba en las labores de extinción del incendio, según ha informado un portavoz de Emergencias 112 Madrid.

Como medida de prevención, el Summa mantuvo durante toda la madrugada última una ambulancia, a petición de Bomberos de Fuenlabrada, en el lugar donde se trabaja en la extinción del incendio.

Este pasado sábado hubo un aviso masivo a los vecinos de Humanes, Griñón y Moraleja de Enmedio para que permanecieran en sus viviendas y evitaran la exposición a la nube tóxica, aunque fue desactivado pocas horas después.