Las ayudas al taxi eléctrico permiten ahorrar en combustible hasta un 60%

La renovación de la flota de taxis impulsada por el Gobiernoregional a través del Plan de Incentivos Autotaxi Madrid (PIAM) no sólotendrá efectos considerables en la mejora de la calidad del aire, sino que además se traducirá en una importante reducción de gastos para losprofesionales y, por tanto, en un incremento de la rentabilidad de sus horas de trabajo, ha informado la Comunidad en un comunicado.

Así lo demuestra la experiencia del primer taxista madrileño queaccedió hace justo un mes a un vehículo eléctrico gracias a las ayudasconcedidas por la Comunidad de Madrid, que oscilan entre los 1.000 y los 6.000 euros, máximo aplicable en el caso de vehículos de cero emisiones.

El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, BorjaSarasola, ha podido este lunes conocer de primera mano la experiencia de este taxista en su primer mes de uso del Nissan Leaf 100% eléctrico, adquirido, como él mismo manifestó, movido por la ayuda de 6.000 euros aportada por el Gobierno regional.

Así, en este primer mes ha realizado una media de 230 kilómetrosdiarios, algo más de 5.000 kilómetros en total, y en términos de consumo ha pasado de gastar 350 euros en combustible a gastar 150 euros en luz, lo que supone un ahorro de casi un 60%.

Sarasola ha asistido al proceso de recarga rápida del vehículo en laMetrolinera instalada por la Comunidad de Madrid en el distrito de Retiro, que permite la recarga gratuita del coche con la energía procedente del frenado de los trenes que circulan por la red de Metro.

UNA MEDIDA CON UN DOBLE BENEFICIO

El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio incidió en la importancia de promover la renovación de las grandes flotas que circulan por Madrid para mejorar la calidad del aire.

"Aunque los taxis son una mínima parte del parque automovilístico, la gran cantidad de kilómetros que realizan y el uso de modelos con tecnología diesel les hace responsables del 14% de las emisiones de NO2 de la capital y la corona metropolitana, de ahí que su renovación resulte estratégica para este Gobierno", ha dicho.

"Pero es que además, como estamos comprobando hoy, el cambio a modelos menos contaminantes supone también un beneficio evidente para los profesionales en términos de rentabilidad económica, lo cual, unido a las ayudas económicas, supone un balón de oxígeno para un sector especialmente castigado por la crisis", ha manifestado Sarasola.

La renovación progresiva de la flota de taxis de aquí al 2020 es una de las grandes apuestas de la nueva Estrategia de Calidad del Aire yCambio Climático, el llamado Plan Azul+.

Se trata de un plan que cuenta con 58 medidas a desarrollar en los próximos siete años con una inversión de 81 millones de euros y que tiene como objetivo mejorar el medio ambiente de la región y reducir los niveles de contaminantes en 30.000 toneladas hasta el año 2020.