Los aspirantes a rector de la Complutense piden más dinero

Andradas propone reorganizar la UCM y pasar de 26 facultades a solo 17
Estatua en la Complutense |Telemadrid

Los cinco precandidatos al rectorado de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), entre ellos el actual rector José Carrillo han coincidido en la necesidad de "más financiación" y un "plan estratégico" para la investigación, durante un debate organizado por la Plataforma de Investigadores de la UCM. Los otros aspirantes son el matemático Carlos Andradas, el politólogo Rafael Calduch, el filólogo Dámaso López y el bioquímico Federico Morán, exsecretario de Estado de Universidades, todos ellos catedráticos de esta institución académica.

En su intervención, Carrillo ha destacado que los recortes han provocado "un retroceso de 20 años en investigación, que se está recuperando pero va a costar muchos años más", y que pese a las dificultades, "la Complutense resiste" y la investigación "ya es una prioridad para la universidad".

El rector ha anunciado que, por primera vez, la Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación (OTRI) de la universidad "recaudará dividendos por patentes", y que las obras en el Pabellón 8 de la universidad, de 14.000 metros cuadrados, abrirán un nuevo espacio a la investigación.

A ello hay que añadir la participación de grupos de la UCM en cuatro grandes proyectos de financiación europea, cifra que ha ido en aumento y se acerca a los cinco proyectos que tiene la Autónoma, pero por debajo de los 18 proyectos europeos de la Pompeu Fabra, ha admitido.

Andradas, por su parte, se ha comprometido a elaborar en cien días un plan estratégico "UCM 2020", para lo que se necesita "una financiación estable sostenida", más recursos humanos y regularidad en las contrataciones, y una gestión basada en "la confianza en el investigador".

Calduch, arropado por público de su facultad, Ciencias de la Información, sede del debate, ha recalcado la tarea de "transferencia de resultados a la sociedad", y ha abogado por reclamar a la Comunidad de Madrid la creación de una "oficina madrileña de explotación de patentes".

Para Dámaso López, el primer paso es obtener "más dinero" y medios materiales, además de fomentar la "cultura de la investigación", que no es igual en todas las facultades.

Federico Morán ha dicho que "el cliente de la universidad es la sociedad y que el alumno es el producto", ya que ésta genera conocimiento que se transfiere al alumno, al tiempo que la sociedad debe recibir transferencia de conocimientos, por ejemplo, en forma de patentes.

Ha utilizado la química de los fotones como metáfora de la dualidad del profesor como docente e investigador, y ha pedido mayor "masa crítica" en recursos humanos para atender ambas facetas, un punto en que todos los candidatos han coincidido dada la necesidad de reducir carga docente.

TALENTOS

Respecto a la "captación y retención" de talentos, los cinco han coincidido en la necesidad de más becas necesidad de becas pre- y postdoctorales, ya que en 2012 se concedieron "cero becas predoctorales", aunque la cifra en 2014 aumentó a 23 becas, frente a más de cincuenta hace años.

También han coincidido en orientar los másteres a la investigación y que no sean una mera continuidad de los grados.

Calduch ha resaltado que ya existen los Planes de Dedicación Académica (PDA), pero mientras no se amplíe las plantillas no se palican, porque están "saturados de docencia".

Andradas se ha reivindicado como "el creador" de los PDA, en su etapa de vicerrector de Investigación con Carlos Berzosa, que a su juicio ahora hay que revisarlos porque "se han complicado en exceso".

Los aspirantes se han quejado del "exceso de burocracia", el retraso "de meses" en el pago de los fondos para investigación a los grupos, que pierden "un tiempo incalculable" justificando los gastos y facturas, por lo que piden "más confianza mutua" con el investigador.

López propone otras fórmulas, como el "control aleatorio", que ahorraría tiempo, mientras Morán ha insistido en "agilizar los pagos a los grupos" que obtengan financiación.

Por su parte, Andradas pide crear una "oficina central de pedidos".

Carrillo ha dicho que, a través de la CRUE, se está pidiendo al Ministerio de Economía "mejorar la burocracia" en gestión de proyectos.

Calduch ha criticado el "minifundismo" de grupos investigadores, con 600 censados, y pide "primera la calidad" de los grupos.

Todos han abogado por optimizar los espacios, el acceso a bibliotecas y sistemas informáticos, que "dejan mucho que desear", así como más participación en el Parque Científico que la UCM integra junto con la Politécnica.