El asesinato del joven de Galapagar podría deberse a un ajuste de cuentas