Los asaltantes del chalé de Boadilla se llevaron dinero y joyas

Los asaltantes del chalé de la calle Clavel de Boadilla, que mataron a un ciudadano chino de 43 años un fuerte golpe en el cabeza, se llevaron dinero y varias joyas, lo que confirma la hipótesis del robo con violencia, han informado a Europa Press fuentes de la Guardia Civil.

En el día de ayer, los agentes de Homicidios de la Comandancia de Madrid intentaron tomar declaración a la mujer del fallecido, que se encontraba también en la vivienda en el momento del asalto, junto a su hijo de 14 años y otro de casi un año y la cuidadora de ambos. Sin embargo, la mujer estaba muy afectada por el asesinato de su marido y no pudo terminar el interrogatorio. Fue necesario un intérprete, ya que también es china y no habla español.

Todavía no han entrevistado al resto de los testigos, algo que prevén hacer próximamente. El niño de 14 años, que resultó herido en el cúbito y el radio de un brazo al caerse de una ventana de la casa cuando pedía auxilio, salió a las pocas horas del hospital tras ser atendido en Urgencias de La Paz.

Por otra parte, los primeros análisis del cuerpo de la víctima han determinado que no murió de un fuerte golpe dado con la culata de un arma, tal y como se pensaba, sino de otro objeto contundente que todavía no han encontrado en la escena del crimen. En la inspección ocultar de la casa, que estaba toda revuelta, se ha echado en falta dinero y muchas joyas de la familia.

ENTRARON A LA CASA POR LA VENTANA DEL SALÓN

Las pesquisas de la Guardia Civil también han aportado algunos detalles del robo. Así, señalan que fueron cuatro personas accedieron antes de la 1 de la madrugada de este martes a través de una valla perimetral de la mansión que da a la parte de atrás de la finca, donde se encuentra la piscina y las instalaciones deportivas. Al parecer, los moradores no habían activado la alarma.

Cruzaron el jardín y llegaron a la zona de la vivienda, a la que accedieron por la ventana del salón, han indicado a Europa Press las mismas fuentes. En su interior se encontraban durmiendo las cinco personas antes mencionadas. Los agentes todavía investigan si la familia se despertó o fueron los asaltantes los que les despertaron para exigirles que les dieran los objetos de valor. Sea como fuere, el hombre recibió un fuerte golpe en la cabeza.

Por su parte, el chaval logró llegar a una ventana, desde la que se cayó, y pedir auxilio. Al oír los gritos, los vecinos avisaron a la Policía y los servicios de emergencias, aunque cuando llegaron los agresores ya se habían marchado.

Los sanitarios del Summa 112 encontraron al hombre en parada cardiorrespiratoria, que lograron revertir aplicándoles maniobras de reanimación cardiopulmonar avanzada. Una vez estabilizado fue trasladado al hospital de La Paz, donde volvió a entrar en parada y murió al mediodía del martes como consecuencia de las graves heridas.

Tras el fallecimiento del empresario, el caso pasó de la Unidad de Atracos a la de Homicidios de la Comandancia de Madrid, que ha constatado que el finado no es empresario, pero trabaja junto a su mujer en el polígono fuenlabreño de Cobo Calleja. También están a la espera de recibir las imágenes de las cámaras de seguridad de la urbanización por si pudieron captar a los ladrones.

La Guardia Civil continúa buscando a los cuatro autores del asalto la madrugada del martes a un chalé de Boadilla del Monte en el que murió un ciudadano chino y resultó herido su hijo, que según las primeras pesquisas estaban bien organizados y sabían bien lo que hacían.

Así lo han precisado a Efe fuentes de la Comandancia de la Guardia Civil, que han detallado que los investigadores continúan hoy con las pesquisas para dar con los autores del asalto en el que falleció un hombre de 44 años -no de 40 como se informó inicialmente- y resultó herido su hijo de 14, con un brazo roto al huir para pedir ayuda.

La vivienda está en la calle Clavel de la exclusiva urbanización Pino Centinela, anexa a la denominada Monte Encinas, en la que fue asaltado el empresario José Luis Moreno, y que también cuenta con fuertes medidas de seguridad.

Los ladrones aprovecharon que la alarma no estaba conectada para saltar la valla de la finca y romper un cristal de una ventana mientras la familia dormía. En el chalé estaban un matrimonio chino con sus dos hijos y una empleada.

No obstante por ahora no hay constancia de que se trate de una banda de origen albanokosovar, como ocurrió en el caso de José Luis Moreno, ha precisado un portavoz de la Comandancia. Ayer los agentes trataron de tomar declaración a la mujer del fallecido, pero no pudieron terminar porque estaba aún muy afectada por lo ocurrido.

Están pendientes de tomar testimonio a más personas y de ver las cámaras de seguridad, según fuentes de la investigación que han precisado que no hubo ensañamiento con la víctima y por eso se cree que los agresores no tenían intención de matar, pero al despertarse el hombre y enfrentarse a ellos le dieron un golpe en la cabeza con un objeto contundente que al final le causó la muerte. El fallecido trabajaba en el polígono de Cobo Calleja de Fuenlabrada.