El arzobispo de Madrid, Carlos Osoro: "Una estatalización de la educación es grave"

Carlos Osoro, arzobispo de Madrid
Carlos Osoro, arzobispo de Madrid

El cardenal arzobispo de Madrid y vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Carlos Osoro, ha indicado que "no es el momento" para tramitar 'ley Celaá', que elimina la demanda social para la escuela concertada y la 'asignatura espejo' para la clase de Religión, y ha advertido de que "una estatalización de la educación es grave".

"La libertad es esencial y que haya instituciones educativas donde, siguiendo las reglas, se decida la libertad es fundamental en un país democrático, lo otro sería absurdo. Una estatalización de la educación es grave", ha afirmado el cardenal Carlos Osoro en una entrevista.

"Relegar la religión -todas las religiones- es atentar contra la libertad"

Además, el arzobispo de Madrid ha recordado a la ministra de Educación, Isabel Celaá, que "relegar la religión -todas las religiones- es atentar contra la libertad".

"En una sociedad democrática, para aquellos padres y chicos que lo deseen, ha de estar. La educación tiene que ser una propuesta de libertad, no un intento de manejar yo lo que crea conveniente. Tenemos la gran posibilidad de construir sociedades abiertas, no cerradas", ha subrayado.

Para Osoro, la pandemia del Covid-19 "no es el momento" para tramitar la Ley Orgánica de Modificación de la LOE (LOMLOE), más conocida como 'ley Celáa', porque supone "abrir más heridas".

"Esa ley educativa, si se tramita, tiene que ser con consenso, no puede ser una ley que nos distancie cada día más a todos. Y en segundo lugar, tiene que ser con la certeza de que no se excluya a los padres de familia que tienen una responsabilidad real sobre sus hijos. Yo no sé si este momento del Covid-19 es el momento de abrir más heridas, más polémicas", ha señalado.

Reconoce el esfuerzo de los profesores

Según ha indicado, ahora hay "otras preocupaciones, como es defender la propia vida" frente al virus y, por lo tanto, pide "serenidad" y no actuar de acuerdo con el "quién puede más".

Sobre el inicio de curso, el cardenal ha celebrado "la buena noticia de que los niños vuelven a los colegios" de forma presencial, aunque también ha reconocido el "esfuerzo" de los profesores que han tenido que "inventar horarios y espacios" para cumplir con las medidas de seguridad frente al Covid-19.

"Apelo a esa responsabilidad para que el curso que hemos comenzado tenga una normalidad dentro de la anormalidad"

"Hay un derecho fundamental que es el derecho a la educación y tenemos unos educadores muy responsables, apelo a esa responsabilidad para que el curso que hemos comenzado tenga una normalidad dentro de la anormalidad que existe por el hecho de estar amenazados por esta pandemia", ha subrayado.

También se ha mostrado dispuesto a ofrecer espacios de la Iglesia a la Comunidad de Madrid o al Ayuntamiento, si estos se lo piden, para clases u otras actividades sociales para favorecer las distancias de seguridad, tal y como han hecho ya en los colegios diocesanos. "La Iglesia es madre y abre sus puertas", ha enfatizado.