La ampliación de la estación de Atocha, "el nuevo Barajas para Madrid"

La ampliación de la estación de Atocha, que se convertirá en el "nuevo Barajas" para Madrid, recibirá cerca de 36 millones de viajeros en 2025 después de que entre en servicio el próximo 19 de diciembre, dejando atrás la cifra de 16 millones de pasajeros que la recorren en la actualidad.

El ministro de Fomento, José Blanco, acompañado por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y el alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, ha inaugurado este domingo la primera fase de la reforma de la infraestructura, en la que el Ejecutivo central ha invertido 171,4 millones de euros.

"El Gobierno se fijó la meta de que esta estación sea un nuevo Barajas para Madrid. La inversión global es de 500 millones de euros, de los que 171 se han invertido en esta primera fase. La estación aumentará su capacidad actual de 16 millones a 36 millones de viajeros para 2025. Por esta razón hemos mejorado el complejo ferroviario y la calidad de los servicios prestados a los usuarios", ha manifestado Blanco.

Para el ministro, "hoy es un día importante dentro de una semana importante", en la que el próximo 19 de diciembre se va a poner en marcha la línea de Alta Velocidad Cuenca, Albacete, Requena-Utiel y Valencia. De este modo, España se va a ser "el primer país europeo en kilómetros de alta velocidad", convirtiéndose en una "referencia mundial". "Varios proyectos de alta velocidad en el mundo llevarán la firma de España", ha añadido.

"LOS VIAJEROS SON LOS PRIMEROS"

La nueva estación, diseñada por Rafael Moneo, da continuidad a la arquitectura de la actual Puerta de Atocha y será el eje neurálgico de las líneas de alta velocidad. "Creemos que los pasajeros son los primeros y sabemos que estamos prestando un servicio público que acerca a las personas y fortalece nuestra economía", ha señalado Blanco.

Asimismo, será la primera de España que separe las áreas de salidas (terminal norte) y llegadas (terminal sur). Además, la instalación de 'breteles' que permiten desplazamientos entre vías paralelas duplicará la capacidad de los andenes, ya que podrá haber tres trenes estacionados en una misma vía que podrán ser movilizados sin necesidad de apartar el resto.

También será clave para el desarrollo de la alta velocidad en España el túnel Atocha-Chamartín, todavía en construcción, que posibilitará la conexión de todas las líneas en la capital. Además, la movilidad se verá beneficiada gracias a la potenciación del transporte público (cercanías, metro, autobús y taxi), que confluyen en la estación.

UNA ESPAÑA VERTEBRADA

Tanto Aguirre como Gallardón han dado las gracias al ministro y a su equipo por la puesta en marcha de esta infraestructura y han coincidido en señalar que la ampliación contribuirá a la vertebración de España, beneficiando así a todos los ciudadanos y no sólo a los madrileños.

"Es una apuesta inteligente por una España vertebrada. Es una infraestructura que se realiza en el centro de la ciudad, que se ha hecho con respeto al criterio estratégico de la ciudad de Madrid", ha apostillado al primer edil, que ha señalado que la estación va a superar el tráfico "que tenía hace años Barajas y hoy tiene muchos aeropuertos".

Por su parte, Aguirre ha considerado que la nueva infraestructura será "modélica de la alta velocidad fruto del trabajo de muchos profesionales y del impulso de varios gobiernos". "Nuestra red de alta velocidad, que está en expansión, cuenta con apoyo de todos los españoles, partidos políticos y administraciones y, desde luego, con el apoyo de la Comunidad", ha aseverado.

Por su parte, el ministro ha mostrado su "completa disposición a trabajar por Madrid", una ciudad "de puertas abiertas". "De nuestra capacidad de dialogar y cooperar dependerá el desarrollo de las infraestructuras futuras. Porque Madrid sólo es fuerte cuando estamos juntos", ha asegurado.

Al acto de presentación también han acudido el secretario de Estado de Planificación e Infraestructuras, Víctor Morlán, el secretario de Estado de Transportes, Isaías Táboas, los presidentes de Adif y Renfe, Antonio González Marín y Teófilo Serrano, la delegada del Gobierno, Amparo Valcarce, así como el secretario general del Partido Socialista de Madrid (PSM), Tomás Gómez, la portavoz del PSOE en la Asamblea, Maru Menéndez, y el portavoz de los socialistas en el Consistorio, David Lucas.