Más de 66.000 alumnos de 6º de Primaria inician la prueba de la LOMCE

Un total de 66.183 alumnos de entre 11 y 12 años que cursan 6º de Primaria de 1.295 colegios públicos, concertados y privados de la Comunidad de Madrid comenzarán este miércoles a realizar la prueba de evaluación de 6º de Primaria contemplada en la LOMCE.

Esta prueba diagnóstica, con la que la Comunidad de Madrid no realizará "ningún tipo de ranking de centros o alumnos", carece de consecuencias académicas y se llevará a cabo durante la mañana de este miércoles -11 de mayo- y el próximo jueves -12 de mayo-.

Durante la jornada de este miércoles los alumnos harán la prueba de Lengua castellana y Ciencias mientras que en la jornada del jueves será el turno para la de Matemáticas y Lengua extranjera.

Según explican desde la Consejería de Educación, la Comunidad de Madrid es "pionera" en la implantación hace 10 años de pruebas de evaluación a sus alumnos con el mismo objetivo que la que comienza este miércoles: "conocer el nivel de los estudiantes, detectar fortalezas e introducir mejoras y refuerzo donde se necesite".

Esta experiencia previa, según Educación, "reforzará el control y la protección para preservar la identidad y confidencialidad de los alumnos y de las familias, tanto con las pruebas como con los cuestionarios de contexto que han entregado en los centros".

Por otra parte, los resultados de las pruebas de 6º de Primaria se facilitarán a los centros y las familias antes de que termine este curso escolar 2015/16.En el caso de los alumnos de 3º de Primaria, han comenzado a realizar la prueba de la LOMCE este martes y continuarán este viernes.

LA COMUNIDAD DEFIENDE QUE LA PRUEBA DE PRIMARIA BENEFICIA A ALUMNOS REZAGADOS

La prueba de sexto de Primaria fijada por la Lomce, de la que se examinan hoy y mañana 66.000 alumnos madrileños, es "particularmente importante" para los alumnos rezagados, según ha defendido hoy el director general de Becas y Ayudas de la Consejería de Educación, Ismael Sanz.

Además, permitirá a cada colegio comparar sus resultados con otros de su mismo nivel socioeconómico, pero de forma anónima, sin que conozcan de qué centros se trata, ha explicado hoy Sanz que ha comparecido ante los medios de comunicación en el colegio público Palacio Valdés, ubicado en el paseo del Prado.

"Es una prueba estandarizada, que no tiene repercusiones académicas. Se trata de saber cómo van nuestros alumnos y en qué aspectos podemos mejorar", según Sanz que ha recalcado que no se pretende evaluar a los alumnos "sino al sistema educativo", proporcionando "información a los colegios que puedan servir en las aulas".