La alcaldesa de Parla abandona el PSOE

La alcaldesa de Parla, Beatriz Arceredillo, ha presentado su baja como militante del Partido Socialista, tal y como ha anunciado este mismo miércoles en rueda de prensa. Una decisión que toma tras la segunda huelga de basuras en el municipio, bastión del PSOE, tras reconocer su bancarrota.

Arceredillo accedió a la alcaldía de la localidad el pasado mes de noviembre tras la dimisión del ex regidor José María Fraile, imputado en la operación Púnica, y a pesar de no contar con el apoyo de la dirección del PSM, cuyo secretario general entonces era Tomás Gómez.

La semana pasada la regidora parleña ya avanzó que "estaba pensando" encabezar la candidatura de un nuevo partido en la localidad denominado "Mover Parla", aunque esta mañana ha señalado que en los próximos días dará una contestación al respecto. En cualquier caso Arceredillo asegura que continuará como alcaldesa de Parla "por responsabilidad" hasta que concluya la legislatura.

UNIRSE AL PLAN DE AJUSTE CON HACIENDA

La alcaldesa de Parla, Beatriz Arceredillo, ha solicitado el apoyo de los diferentes grupos políticos del Ayuntamiento de la localidad para unirse a un plan de ajuste acordado con el Ministerio de Hacienda que permita al consistorio recobrar las "condiciones de liquidez" necesarias para mantener los servicios municipales.

Así lo ha señalado la propia alcaldesa tras revelar que la pasada semana se reunión con Hacienda para "buscar una fórmula", debido a que el plan de pago a proveedores está generando unos intereses "muy elevados" que ya han elevado la deuda en este sentido a los 312 millones de euros.

"Prolongar esa situación nos lleva a engrosar más la deuda", asegura Arceredillo, por lo que reclama al Ministerio que se devuelva la participación en los tributos del Estado, que se permita pagar la deuda a un mayor plazo en lugar de los diez años establecidos y que se establezca también una carencia en el pago de la Seguridad Social.

Sin embargo fuentes de los grupos de la oposición han señalado que no están de acuerdo con este plan propuesto ya que, por una parte, supone un "cheque en blanco" al no constar ninguna medida concreta, mientras que por otro lado quedan dos meses para que exista una nueva corporación municipal en el Ayuntamiento, por lo que no sería "responsable" firmar este tipo de acuerdos a estas alturas de legislatura.

Al respecto la propia alcaldesa ha opinado que "no es un mal acuerdo" para la ciudad dado que Hacienda le ha trasmitido que no puede hacer un plan "específico" para Parla, pero que sería necesario contar con el trabajo conjunto de todos los grupos políticos.

Además, dos semanas despues de la conclusión de la huelga de basuras en el municipio, los restos se siguen acumulando en barrios como Parla Este. Los vecinos estan hartos y los trabajadores no dan abasto. La alcaldesa reconoce que la situación económica del Ayuntamiento es inviable y no garantiza los pagos a la concesionaria.