El alcalde de Móstoles exige la gratuidad de la R-5, mientras duren las obras

El alcalde de Móstoles, David Lucas, ha exigido la gratuidad de la radial 5 (R5) mientras duren las obras, "porque si no el acceso a la ciudad está cortado y con grandes problemas". Con estas palabras pronunciadas durante la celebración del Debate del Estado del Municipio Lucas hacía referencia a los atascos producidos a consecuencia del corte en el enlace de la M-40 con la A-5, a la altura de Alcorcón, por unos trabajos que durarán hasta el mes de diciembre. "Además, desde el Ministerio se me ha comunicado que en enero se iniciarán las obras del desdoblamiento de la A-5, otros diez meses. Esto dará continuidad a los problemas en carretera", ha insistido.

En este sentido, ha añadido que "si es que es verdad que Fomento es quien se está haciendo cargo de la radial para pagar todas sus deudas ante las quitas y problemas que está teniendo, habría más razones para que el acceso fuese gratuito", garantizando así la movilidad.

Por otro lado, Lucas ha manifestado que no entiende que el Ministerio "no de autorización para la conexión con la radial 5 con la ciudad, cuando no la tiene que pagar, puesto que esto lo asume el Consorcio Móstoles Sur, que está compuesto por la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento Móstoles".

No sería el único problema de movilidad que ha destacado el regidor durante su intervención. La paralización, hace seis años, de las obras del tren Móstoles-Navalcarnero, ha sido otro de los grandes protagonistas de la jornada, y cuya petición de reanudación ha sido solicitada también por las dos asociaciones de vecinos que han participado en el debate.

"Ha sido durante esta legislatura cuando se ha sancionado a la empresa por la paralización de las obras, pero hemos perdido cuatro años muy largos para solventar este problema. Hemos exigido a la Comunidad el reinicio de las obras, los túneles están hechos, se ha invertido mucho dinero, y no parece lógico que se siga así", ha destacado el primer edil.

NAVALCARNERO TAMBIEN PIDE LA GRATUIDAD

El Gobierno de Navalcarnero ha solicitado al Ministerio de Fomento que elimine provisionalmente el peaje de la carretera R-5 durante las obras en el acceso a la M-40 para no entorpecer los desplazamientos cotidianos de los vecinos a la capital y a otros municipios.

Según ha destacado el Gobierno del municipio, esta medida no eximiría al Gobierno central y a la Comunidad de Madrid de dotar a los municipios de la Carretera de Extremadura de otras decisiones que solucionen los "graves problemas" de transporte existentes.

El Ejecutivo local ha criticado que el "deficitario" servicio de autobuses, la ausencia de un carril BUS-VAO y un desdoblamiento adecuado de la autovía ocasionan diariamente innumerables atascos, que ahora se ven agravados por las obras del acceso a la M-40. Asimismo, ha manifestado que "no parece lógico que las alternativas ofrecidas por la Administración para evitar estos atascos se hayan limitado a recomendar a los conductores el uso de una autopista de peaje".

El Ayuntamiento de Navalcarnero ha calificado de "deficiente" el transporte público de la localidad, el cual "agrava la situación cuando se producen este tipo de obras y que los vecinos de Navalcarnero llevan más de una década esperando la llegada de una línea de tren de cercanías que, por el momento, parece que se ha paralizado".

Por otro lado, Navalcarnero alega que el servicio de autobuses interurbanos prestado por el Consorcio Regional de Transportes de la Comunidad de Madrid "ha dejado sin conexión directa con la capital, con un hospital de referencia y con otros intercambiadores de transporte a los barrios de La Dehesa, El Pinar y San Andrés, en un claro agravio comparativo con el resto de los vecinos de la región".