El agresor de la pareja gay de Fuenlabrada será juzgado por quebrantar la orden de alejamiento

Juzgados
Juzgados

El presunto agresor de una pareja gay en Fuenlabrada será juzgado el próximo 8 de enero en un Juzgado de lo Penal de Madrid por haber quebrantado, supuestamente, la orden de alejamiento que se le impuso después de que volviera a insultarles a la salida de una vista oral en los juzgados.

Según ha denunciado a Efe una de las víctimas, J.D.M., el pasado martes, el agresor se habría saltado la orden de alejamiento, algo que negó éste durante su declaración ante el juez, quien por el momento lo ha dejado en libertad, aunque con medidas cautelares, hasta que se celebre el juicio por quebrantamiento de la orden.

El juez impuso una orden de alejamiento al presunto agresor el 28 de noviembre pasado, después de que en la última vista oral celebrada en Fuenlabrada con motivo de la agresión, él y su pareja "se vieran obligados a refugiarse en una cafetería por los insultos y amenazas" proferidos por el agresor.

El letrado de las víctimas, Jesús Garzón, presentó el 7 de noviembre una petición de orden de alejamiento tras haber interpuesto sus clientes, Y.A.T., de 23 años, y J.D.M., de 37, una segunda denuncia en comisaría tras estos hechos ocurridos a la salida del juicio, celebrado un día antes. Garzón explicó a Efe que, además de la reincidencia en los insultos, se da la circunstancia de que "uno de los agredidos reside en el mismo barrio que el denunciado", por lo que "temían que pudiera haber represalias" después de que la juez aceptara estudiar el recurso de la acusación para valorar un posible delito de odio.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Fuenlabrada suspendió la vista oral del 6 de noviembre al estimar el recurso de reforma planteado por las víctimas al considerar que la agresión se puede considerar delito de odio, ya que hubo lesiones y maltrato de obra por la "condición sexual" de los agredidos.

Dicha vista suspendida era sólo por un delito leve de lesiones y maltrato de obra, ya que ni el fiscal ni el juzgado consideraban que la agresión pudiera enmarcarse en un delito de odio, pero tras la suspensión la juez estudiará "de nuevo" si hay delito de odio y, en consecuencia, si se traslada a un juzgado de lo penal.

Los hechos ocurrieron el 27 de julio, cuando Y.A.T., de 23 años, y J.D.M., de 37, "paseaban tranquilamente" cerca de la estación de Cercanías y fueron increpados por un joven, quien, al verlos cogidos de la mano, les gritó: "maricones de mierda, hijos de puta, escorias", según la denuncia.

Una de las víctimas le recriminó los insultos y el agresor le propinó un "fuerte empujón"; el otro hombre se interpuso y recibió "un fuerte puñetazo en la zona occipital derecha, llegando a caer al suelo".

La pareja se fue del lugar pero el agresor continuó increpándoles "con comentarios homófobos", según relataron, y advirtiéndole de que iban a llamar a la policía, a lo que el agresor contestó: "Me da lo mismo la policía. A vosotros os voy a matar como vuelva a veros por Fuenlabrada. He llamado a mis amigos y os vamos a dar una paliza".