El acuerdo sobre el proyecto Canalejas implica disminuir el volumen construido

El Ayuntamiento de Madrid, la Comunidad, el Grupo Villar Mir y el Colegio de Arquitectos de Madrid han alcanzado un acuerdo por el que se sacrifica edificabilidad en la operación Canalejas para reducir el impacto visual, lo que se traduce en la reducción del número de pisos de lujo (de una treintena a 22), en habitaciones del hotel de la cadena Four Seasons y en metros cuadrados del centro comercial, sumado al descarte de las dársenas subterráneas de autobuses.

En lugar de eso el actual aparcamiento bajo la calle Sevilla se quedará en una infraestructura de dos plantas, y los autobuses seguirán pasando por Sol, rodeando el edificio Apple, como demandan los usuarios de la EMT.

"Lo que no habrá (en Sol) serán paradas de regulación (cuando los autobuses están estacionados un tiempo) porque son las que colapsan el tráfico" en la calle Sevilla, ha explicado el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, en rueda de prensa. Esta solución aportará mayor superficie peatonal que la idea original.

Inicialmente se había previsto instalar dársenas para nueve líneas de autobuses y espacio de carga y descarga. El complejo Canalejas contará con su propio aparcamiento y zona de carga y descarga subterránea en sus plantas bajo rasante, con rampas de acceso, unas propias y otras compartidas con la infraestructura subterránea que se construye.

Calvo ha añadido que además de eliminar un potencial problema de movilidad, ahora se va a otra solución, aún por terminar de diseñar, que es "más barata". "El coste de la obra se reducirá un 60 por ciento", ha concretado.

BASES DEL ACUERDO

El acuerdo de todas las partes se ha centrado en conseguir disminuir el impacto visual del volumen edificado y en mantener las identidad de cada uno de los edificios que conforman la manzana con el objetivo de proteger el patrimonio histórico.

Para conseguir ese objetivo se ha acordado modificar el proyecto inicial, reduciendo lo construido sobre cornisa y, por tanto, la volumetría total del conjunto edificado. El proyecto anterior preveía incrementar hasta tres plantas sobre la cornisa original de los edificios, de forma que toda la manzana hubiera quedado a una misma altura.

La nueva configuración volumétrica disminuye considerablemente el impacto visual negativo que desde las calles de Arenal y Mayor hubiera producido el proyecto inicial sobre el entorno de la Puerta del Sol, declarado Bien de Interés Cultural (BIC). El impacto visual de origen resultaba "agresivo", en palabras de la directora general de Patrimonio Cultural de la Comunidad, Paloma Sobrini. "Lo que queda es un proyecto amable e integrado", que genera "buen ambiente, alegría y vida en el centro de Madrid", ha apostillado.

"Al retranquear los cuerpos superiores, la situación de invasión se reduce muchísimo. Desde la calle no ves la masa que se te cae encima", ha descrito la que fuera decana del Colegio de Arquitectos de Madrid.

Con la solución acordada, los edificios serán tratados de forma individual para preservar su identidad y valores. El acuerdo también subraya que se preservarán íntegramente todos los elementos patrimoniales protegidos de los edificios de la calle Alcalá 14 y la Plaza de Canalejas 1, declarados BIC.

José Manuel Calvo ha añadido que recuperar la concesión del aparcamiento público es "una posibilidad" y, si fuera así, tendría que salir a concurso público.

AUTO DE PARALIZACION

En cuanto al auto de paralización de las obras, procedente del Juzgado 54 de Madrid, Calvo ha explicado que no ha llegado nada al área y que se han enterado por la prensa. Ha señalado además que este acuerdo institucional, que "desbloquea" una operación que "funcionaba al ralentí", se plantea de manera independiente a la decisión judicial.

En OHL tampoco han podido comentar el auto dado que no lo han recibido. Sobrini, por su parte, ha recordado que la Comunidad abrió un expediente ante la posibilidad de que se hubieran retirado elementos protegidos inadecuadamente, lo que les llevaría a determinar si se había producido una irregularidad y cabía la sanción. La Fiscalía les pidió información haciéndose cargo del asunto, motivo por el que el expediente regional ha quedado paralizado.

Sobrini además ha subrayado, a preguntas de los periodistas, que "las crujías están ahí". Luego ha puntualizado que las crujías están compuestas por muchas partes y que hay un elemento que la empresa entiende que no forma parte de ellas. El expediente administrativo versaba sobre esto.

El delegado Calvo, por su parte, ha remarcado que el Ayuntamiento "cumple y hará cumplir la ley en todo momento" y que si las licencias de obras, que se están concediendo por fases, generan algún tipo de incompatibilidad con los procesos abiertos se decidirá "no darlas porque no cumplen los requisitos".

"SOMOS UN GOBIERNO RESPONSABLE"

Calvo ha asegurado que el acuerdo alcanzado entre las partes "satisface al conjunto de agentes" que intervienen en la operación. En este punto, el concejal de Ahora Madrid ha lanzado un mensaje a aquellos que auguraban que llegaban al Ayuntamiento para "paralizar las grandes operaciones".

"Este paso es la prueba clara de que no es así. Somos un gobierno responsable y nos reservábamos la posibilidad de evaluar, revisar y analizar el conjunto de intervenciones", ha defendido. Lo que se ha incluido ha sido un "proceso de corrección de aspectos discutibles".

"Agradecemos el esfuerzo de la empresa por reducir su volumen de negocio", ha declarado el edil. Desde OHL, el director general del proyecto, Francisco Meliá, ha contestado que es un "esfuerzo" que hacen como promotores pero que lo importante es que el proyecto salga adelante. "Tendrá un impacto en la rentabilidad del proyecto, algo afectará el perder metros, pero es un proyecto que atrae mucho apetito a la zona", ha argumentado.

CIFRAS DE LA OPERACION

Desde OHL, Meliá ha subrayado que esta operación supondrá la generación de 5.000 empleos directos, a los que habría que sumar los indirectos. La inversión del Grupo Villa Mir asciende a 500 millones de euros en un proyecto "cien por cien español".

Otro de los beneficios que aportará será la revitalización de una zona. "Es una pena que una manzana prácticamente en el Kilómetro 0 estuviera vacía desde hace diez años, era un pequeño drama para la ciudad", ha apuntado.

Meliá también ha destacado que ahora se recuperarán algunos de los usos que ya tenía Canalejas antes de que llegaran los bancos, como el comercial. Otro de los puntos a favor del proyecto es "la labor de restauración de los elementos protegidos" que están llevando a cabo.

Unido todo ello a que Madrid contará con una infraestructura de la que ahora carece, un hotel de lujo de reciente construcción. Y es que el último de los cinco estrella, el Hotel Villamagna, data de los primeros años 70. La reducción en el número de habitaciones y de pisos no será un contratiempo para Four Seasons, como ha asegurado Francisco Meliá. "No tienen ningún hotel en España. La ubicación les encanta y es una oportunidad única", ha aseverado.

Las arcas municipales también se verán beneficiadas con la operación: Meliá ha concretado que se aportará a la caja común madrileña "cerca de 40 millones de euros" entre tasas e impuestos.

Desde el Estudio Lamela, el arquitecto Carlos Lamela ha detallado que el proyecto Canalejas consta de 47.000 metros cuadrados. El uso fundamental será el hotelero con más de 200 habitaciones, al que también se sumará el comercial con una galería de 15.000 metros cuadrados. Se colmatará con un espacio de estacionamiento para 400 automóviles y una veintena de viviendas ligadas al hotel.

La directora general de Patrimonio de la Comunidad de Madrid, Paloma Sobrini, ha explicado hoy que el "retranqueo" de los cuatro lados de los cuerpos superiores del proyecto Canalejas reducirán la sensación de "invasión" y "agresión visual" en esa zona próxima a la Puerta del Sol.

VALORACIONES

El portavoz adjunto del PP en el Ayuntamiento de Madrid, Iñigo Henríquez de Luna, ha expresado su satisfacción por el desbloqueo de la Operación Canalejas, pues considera que es un "buen proyecto" para la capital, pero ha instado a Ahora Madrid a explicar "qué es lo que ha cambiado" en lo que antes denunciaban que era "urbanismo a la carta para amiguetes".

El edil ha indicado que su grupo municipal analizará en detalle cómo afectan las modificaciones en la zona y ha dicho que el eliminar un intercambiador de transportes y desviar el tráfico a Sol por superficie le parece un "disparate".

La portavoz municipal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid, Begoña Villacís, cree que la reducción de pisos de lujo y superficie comercial en la Operación Canalejas responde más a cuestiones "políticas" que a técnicas y ha recalcado que el patrimonio histórico no puede verse "menoscabado".

Villacís ha dicho que el Ayuntamiento ha solicitado esa reducción de pisos y superficie comercial, que a su juicio "obedece a una razón política más que a un criterio técnico" y, por ello, su formación ha pedido más información al respecto.